Movilización ciudadana

A los ciudadanos de este país les cuesta movilizarse más a menudo para reclamar derechos y defender intereses legítimos. Parecería la única alternativa que tienen para vencer la fragilidad institucional y la dejadez de las autoridades. La movilización ordenada y pacífica ha dado excelentes resultados para impulsar causas sociales amparadas por ley, pero que las autoridades estancan, sea por omisión o comisión.
Si hoy se invierte el 4% del PIB en educación, se lo debemos a la movilización social, y no a otra cosa. Loma Miranda sigue siendo un ecosistema virgen porque grupos de ciudadanos se lanzaron al ruedo para exigir su preservación. Y mucho antes que Loma Miranda, organizaciones de defensa del medio ambiente salvaron de la depredación brutal al ecosistema de Los Haitises. En cada caso, la actitud unificada de los ciudadanos ha sido el factor de éxito.
La Marcha Verde del 22 de enero, contra la corrupción y la impunidad, fue otra muestra contundente del poder de la movilización social pacífica. Las autoridades, a las que se les exige combatir esos dos flagelos, se han referido a esta marcha con mucho respeto. No les quedó más remedio que ponderarla como un derecho constitucional de los ciudadanos. En un país afectado de infuncionalidad institucional, los ciudadanos tienen que movilizarse más a menudo. Da resultado.

Preservación del ambiente

La extracción de materiales de la corteza terrestre está sometida a nuevas regulaciones, muy ambiciosas por cierto, anunciadas recientemente por el ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito. La resolución 0001/2017 deniega, de antemano, los permisos para la extracción de materiales en áreas protegidas, cauces de ríos y arroyos, humedales, áreas costeras y zonas de alto riesgo para poblaciones, entre otras.
Medio Ambiente enfrenta muchas dificultades y limitaciones que le impiden mantener a raya a los depredadores. Esa circunstancia hace dudar que pueda enfrentar con éxito los intereses que se mueven en la extracción de materiales o agregados para la construcción, aunque el mejor deseo del país debe ser que llegue tener a su disposición los recursos necesarios para lograrlo.


COMENTARIOS