Muchos brasileños quieren el regreso de un Gobierno militar

A2

Furiosos con políticos corruptos y temerosos por el deterioro de la seguridad, muchos brasileños están pidiendo la intervención de las fuerzas armadas para limpiar el país de líderes corruptos y combatir a pandillas de drogas fuertemente armadas.
Aunque las probabilidades de un golpe militar en el mayor país de Latinoamérica son mínimas, los llamados se han vuelto tal parte de la discusión nacional que varios generales se han visto forzados a negar interés en un paso tal, aunque eso no les ha impedido expresarse públicamente sobre política de una forma que genera interrogantes.
Esas discusiones habrían sido impensables hace unos pocos años en un país que emergió en 1985 de 21 años de dictadura militar y la mayoría de los partidarios de la idea evitan usar términos como “golpe” o “dictadura”. Pero el mayor escándalo de corrupción en la historia del continente y la crisis económica han resaltado una narrativa emergente de que solo las fuerzas armadas pueden salvar a Brasil.
“Cierren el Congreso, arresten a los involucrados (en corrupción) y cierren el Tribunal Superior”, dijo Toni Imbrosio Oliveira, un maestro de educación física de 61 años. “¿Por qué? Porque existe colusión entre las tres ramas del poder”. Como otros, Oliveira dice que las fuerzas armadas deberían estar en el poder solo por tiempo suficiente para redactar una nueva Constitución, enjuiciar a políticos corruptos y realizar elecciones generales.


COMENTARIOS