Muertes y desarme nacional

Ubi Rivas.

Las páginas de los diarios y los noticieros de radio y televisión saturan los espacios identificando las muertes que se producen constantemente ocasionadas por armas de fuego, que en posesión de civiles desbordan las 600 mil, varias veces más que los institutos militares y policiales.
Voces de figuras públicas, religiosos, sociólogos, cientistas, periodistas, editoriales de periódicos, radio y televisión, postulan por un efectivo y drástico programa de desarme a la población civil, más de un 40% poseyendo armas de fuego sin el debido trámite estatal.
El psiquiatra Carlos de los Angeles, en declaración a Hoy del día 30 de mayo, demandó desarmar a la población civil y disponer que militares y policías que no estén prestando servicios no porten armas de fuego, y los civiles que dispongan de permiso oficial no porten armas de fuego y se regule la ley para que exclusivamente se permita la tenencia.
Ilustró el profesional de la conducta humana, que la tasa de homicidios en RD es de 10 por cien mil habitantes, cuando en Estados Unidos, donde comprar un arma no requiere requisito alguno, la tasa de homicidios es de cinco o seis muertes por cada cien mil habitantes.
Una de las señales de no reelección del presidente Danilo Medina consistiría en desarmar a la población civil y propiciar variar la Ley de Porte y Tenencia de Armas de Fuego para solo permitir la tenencia, nunca el porte, y someter a los aspirantes a poseer un arma de fuego a un examen de tres psiquiatras que determinan la evaluación que de un ser humano disponga un aspirante a poseer un arma de fuego, y en cual caso debe exclusivamente usarla, y determinar la necesidad demostrable de poseer un arma de fuego, sin portarla nunca.
Los resultados serían óptimos.