Necesidad de fomentar el turismo náutico o marítimo

La República Dominicana es conocida por sus bellezas naturales, especialmente por sus bahías, islas y cientos de kilómetros de playa, el calor de su gente y su maravilloso clima, lo cual constituye un potencial que amerita ser desarrollado para igualar los niveles de crecimiento de otros países del área, siendo el turismo una de las principales actividades económicas de la nación.

En virtud de nuestra situación geográfica y recursos naturales, el transporte marítimo, los recursos marinos y la marina privada, son recursos potenciales para el desarrollo económico del país, pudiendo, nosotros, fomentar el desarrollo de la pesca deportiva, de la navegación privada de recreo y el disfrute organizado de nuestras playas, incentivando el Turismo Náutico internacional, lo que representaría importantes ingresos adicionales a la economía del país.

El Turismo Náutico o Marítimo es una forma de turismo que genera importantes recursos económicos a las naciones donde tiene lugar y estimula el crecimiento económico de otros sectores, permitiendo la incorporación de mano de obra con la creación de cientos o miles de empleos directos e indirectos.

A pesar de ello, es poco lo que se ha hecho en nuestro país para fomentar y desarrollar el Turismo Náutico, más bien, se ha limitado su crecimiento por las dificultades y altos costos operativos, lo cual amerita actualizar el sistema de registro de buques, de manera que el mismo sea expedito, económico y sencillo, que permita a todos los propietarios y operadores de naves o embarcaciones, realizar el registro de los mismos en la República Dominicana o en los Consulados, sin mayores trámites burocráticos que aquellos exigidos para la seguridad de la navegación, del buque, los tripulantes y el medio ambiente.

Por las aguas cercanas a la República Dominicana atraviesan miles de embarcaciones de recreo que pueden ser atraídas al país mediante la debida organización y regulación de los procedimientos de entrada, circulación y salida, así como la simplificación de la emisión de los permisos de navegabilidad, facilitando la navegación en aguas territoriales dominicanas para las embarcaciones turísticas, de recreo y deportivas, tanto nacionales como extranjeras.

Es innegable que el Estado dominicano deja de percibir una gran cantidad de recursos debido a la falta de actualización y regulación de los servicios del sector marítimo, como son la matriculación, el abanderamiento, registro, expedición de certificados, entre otros, pues es internacionalmente conocidas las dificultades y procedimientos burocráticos que hay que agotar en nuestras marinas y puertos turísticos y deportivos.

Más que un deber, es una necesidad del Estado Dominicano crear las condiciones adecuadas y establecer las regulaciones de la navegación privada turística, de recreo y deportivas en las aguas territoriales del país, así como promover las medidas pertinentes para la promoción y aprovechamiento de dicho sector, enmarcado en una política sostenible con relación al medio ambiente y los recursos naturales.