Neuros advierten falta de educación dispara muertes

Doctor Pedro Roa, neurólogo

Neurólogos y neurocirujanos preocupados por la alta incidencia de Accidentes Cerebro Vasculares (ACV) advirtieron ayer, que la mortalidad y discapacidad por este problema podría ser mayor si las autoridades no implementan una campaña educativa dirigida a diabéticos e hipertensos.
En la República Dominicana podrían registrarse 55 accidentes cerebrales al día, implica más de 20 mil al año y esto preocupa a expertos, que ven cifras cada vez más elevadas.
Los doctores Pedro Roa, Eduardo Yermenos y Luis Eduardo Suazo neurólogos y neurocirujano, dijeron que es necesario preservar la vida con calidad de las poblaciones en riesgo y emprender de inmediato una campaña de educación.
Los accidentes cerebrales constituyen la segunda causa de muerte y la principal causa de discapacidad en el país en población mayor de 55 años; le siguen de cerca los accidentes de tránsito.
Los médicos tienen la información de que en el país se registran cada año más de 20 mil personas que han tenido un accidente cerebral. A juicio del doctor Roa, existen mejores medios diagnósticos para determinarlo, pero no están controlados los factores de riesgo como la hipertensión arterial y la diabetes.
Cada vez una población más joven tiene accidentes cerebrales, esto se vincula a factores como el sedentarismo, hábitos de vida tóxicos, obesidad, consumo de alcohol, estupefacientes y fármacos para la potencia sexual, explicó Roa.
La hipertensión arterial es el riesgo de primer orden y ese factor debe ser el objeto de una campaña nacional para educar a la población hipertensa, diabética, obesa y los que están sometidos a tensiones frecuentes, insistieron Roa y Yermenos.
“Se debe disminuir en forma significativa la incidencia de estas enfermedades, junto a la hipertensión, la diabetes, el colesterol, el sobrepeso, el sedentarismo y el estrés”, dijo Roa. Existe un patrón de riesgo que no se puede modificar y el dominicano tiene una predisposición genética asociado a una mayor prevalencia, que predispone a las enfermedades cerebro vasculares y al Alzheimer, afirmó el neurólogo Roa.
Se debe llegar antes de las tres horas y media de que ocurrió el infarto cerebral para acceder a tratamiento, indica Roa, lo propio dijo el doctor Yermenos. El tiempo en recibir tratamiento es fundamental para la recuperación.

De su lado, el doctor Luis Eduardo Suazo, neurocirujano, está de acuerdo total con que haya cintillos en la televisión y mensajes en la radio que indiquen a un paciente cuando debe pedir ayuda, porque requiere atención médica. Es necesario que el paciente reconozca síntomas .


COMENTARIOS