Ni pro haitiano ni anti haitiano, sencillamente dominicano

Mercedes Castillo .
Mercedes Castillo .

La masiva e indetenible presencia ilegal de nacionales haitianos que vemos a diario en nuestras avenidas, calles, barrios, ciudades, campos y lugares muy apartados como lomas, sierras y llanos constituye uno de los grandes problemas que afectan a la sociedad, por el desorden migratorio e institucional que genera y sus graves consecuencias para el país; fruto de la irresponsabilidad del Estado de no enfrentar el problema por la raíz, por las causas que lo genera.

Sin dudas, este caos migratorio nos preocupa y nos debe preocupar como dominicanos/as responsables, que nos importa la suerte de la nación. Realmente, no es cuestión de posiciones extremas, (ni pro haitiano ni anti haitiano), sencillamente, el problema debe ser enfrentarlo por la raíz, y no por la rama como ocurre en la actualidad.

El asunto es cómo abordamos el problema sin odio, xenofobia, justamente por la raíz, para resolverlo como lo hacen responsable y correctamente otras naciones. Responderlas siguientes preguntas nos ayudaría grandemente a entender la situación.

¿Quiénes son los responsables históricos y en la actualidad de la ola masiva e indetenible de haitianos en el país? ¿Quiénes se han beneficiado y se benefician hoy económicamente de esa presencia? ¿Cuál es la política migratoria del país, respecto a Haití y en qué consiste? ¿Quieren y les conviene a los gobiernos y empresarios haitianos y dominicanos la solución del problema?

¿Cuál es la consecuencia para el país de que existan lugares donde haya igual cantidad de haitianos que dominicanos, incluso, mayor cantidad? ¿Cuántos invierte el país en educación y salud en esa población? ¿Hay razones para preocuparnos por la presencia haitiana, y no por las de otras naciones? ¿Es cierto que detrás de la masiva migración ilegal de haitianos está la intención real de Haití de invadir nuevamente al país? ¿Cómo resolver el problema? ¿Cuáles cosas deben hacerse? ¿Quién o quiénes deben hacerlas?

Las respuestas responsables a estas interrogantes son de primer orden para entender lo que está pasando, quiénes son los responsables, quiénes se benefician, quiénes impiden la real solución y el porqué de la ineptitud del gobierno.

Definitivamente, no habrá nada diferente si las autoridades siguen actuando con la misma indiferencia e irresponsabilidad. Es de salud que exijamos al gobierno sin titubeos la solución a este grave problema.


COMENTARIOS