“Ni tú ni yo”

Pedro René Almonte Mejía.  Instagram y twitter: @pralmonte

Hay quienes piensan que la clave de la felicidad está en forrarse de dinero, otros aseguran que ser feliz es tener todas las cosas materiales y tenerlas en abundancia. Hay algunos más, que creen que la felicidad está en hacer cada día de tu vida las cosas que te gustan, las cosas que disfrutas, y tener las cosas que se necesitan para vivir pero con equilibrio. También en la política hace falta ser feliz; tenerlo todo en política, tampoco creo que proporcione felicidad; hay quienes ostentan mucho poder; en ocasiones hasta llegan a tener miedo de perder el poder, por aquello de la “soledad del poder”.

En la política dominicana también hay que buscar la felicidad, hay que encontrar equilibrio, deponer los egos, encontrar entendimiento .Comprender que el país y los dominicanos estamos primero, convencerse de que todos pasaremos y que nadie es eterno. En el PLD, los poderosos deben volver a ser felices otra vez, cuando salían a las calles a distribuir la vanguardia del pueblo y a convencer al pueblo de su proyecto nacional, ese que se perdió con la llegada al poder. Muchos nos quedamos sin ilusión de la política, viendo como la única esperanza que nos quedaba también nos falló; aún así los dominicanos siguen confiando en que lo mejor está por llegar, y es que debe ser así porque la deuda social es muy grande y la brecha entre un “rico” y un “pobre” es cada vez mayor.

Encontrar la felicidad en política , no es un “maíz” , realmente es bastante difícil ; pasa por algunos pasos, incluyendo despojarse de lo que uno piensa que es dueño y también borrar de los pensamientos la idea de que lo que fue “mío” debe volver a mis manos . Ceder, consensuar y concluir en que el país va primero, en que todos pasaremos sin excepción alguna desde el más “grande” hasta el más “pequeños” de los dominicanos. Eso de que en el PLD se lavaba la ropa dentro de casa pasó a la historia, ahora no sólo por televisión y radio se dicen “Bajo a mono”, sino que hasta en las redes sociales montan su lugar de batalla y hacen al ciudadano testigo de una lucha sin cuartel y sin final feliz si no cambia de dirección.

Introducir en esa lucha, que no es la de todos los dominicanos sino que forma parte de un espectáculo de mal gusto, donde se lucha por quedarse y se lucha por volver. Ceder en algunas posiciones y lograr un acuerdo en el cual el “ni tu ni yo”, sea la hoja de ruta en la que se abra paso a una nueva figura que goce del aprecio, admiración y respeto de todos los dominicanos, alguien que le devuelva la felicidad a la política y se la transmita al pueblo.

Hay que permitir la entrada de esa figura que todos esperamos, y es muy probable que se encuentre, inclusive dentro del PLD…


COMENTARIOS