Nicaragua “expulsa” representante de la ONU

El presidente nicaragüense Daniel Ortega habla a sus partidarios mientras su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo le aplaude, en Managua, Nicaragua, el miércoles 29 de agosto de 2018. Un informe de las Naciones Unidas publicado el miércoles le pide al gobierno de Ortega suspender de inmediato la persecución de manifestantes y desarmar a los civiles enmascarados que han ejecutado gran parte de los homicidios y detenciones arbitrarias. El gobierno de Ortega rechazó el informe por considerarlo infundado, y negó las acusaciones de que está aplicando uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes. (AP Foto/Alfredo Zúñiga)
El presidente nicaragüense Daniel Ortega habla a sus partidarios mientras su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo le aplaude, en Managua, Nicaragua, el miércoles 29 de agosto de 2018. Un informe de las Naciones Unidas publicado el miércoles le pide al gobierno de Ortega suspender de inmediato la persecución de manifestantes y desarmar a los civiles enmascarados que han ejecutado gran parte de los homicidios y detenciones arbitrarias. El gobierno de Ortega rechazó el informe por considerarlo infundado, y negó las acusaciones de que está aplicando uso excesivo de la fuerza contra los manifestantes. (AP Foto/Alfredo Zúñiga)

MANAGUA

El presidente Daniel Ortega ordenó la salida de Nicaragua del representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y de su equipo de trabajo, poco después de que presentaran un informe que confirmó el abuso de la fuerza y las torturas de manifestantes. En una carta enviada por el canciller nicaragüense Denis Moncada a la representante regional para América Central del Alto Comisionado, Marlene Alejos, le solicitó que la misión dé por concluida su labor en el país.
Moncada indicó en el escrito que la invitación que se había girado a la oficina del Alto Comisionado era para que acompañara el proceso de desalojo de los bloqueos viales que los manifestantes que piden la salida de Ortega del poder habían levantado en diferentes carreteras. Pero como los mismos han sido removidos, la presencia de la misión ya no es necesaria.
“Por lo tanto, considerando que han cesado las razones, causas y condiciones que dieron origen a dicha invitación, este ministerio da por concluida la invitación y finalizada la visita”, dice el escrito del canciller nicaragüense. El representante del Alto Comisionado, Guillermo Fernández Maldonado, informó a The Associated Press que “estamos suspendiendo cualquier actividad programada”.
En una conferencia de prensa posterior, Fernández Maldonado sostuvo que “con invitación (del gobierno) o sin, ya hacíamos un monitoreo de lo que pasaba antes de llegar (a Nicaragua) y cuando lleguemos a Panamá lo seguiremos haciendo”. Agregó que el informe buscó “dar a conocer lo que habíamos visto” y que el objetivo fue “mantener informados a los nicaragüenses y a la comunidad de lo que pasaba en el país” y no confrontar con el gobierno. “No queremos polarizar más. Contribuir con el diálogo y que haya una salida a la crisis, eso es lo que queremos”, añadió Fernández Maldonado quien el miércoles había anticipado que el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá el próximo 5 de septiembre y que podría analizar el caso de Nicaragua. El equipo dejará Nicaragua el sábado. El informe publicado el miércoles instó al gobierno de Ortega a detener de inmediato la persecución de los manifestantes y a desarmar a los civiles enmascarados que fueron responsables de muchos de los asesinatos y detenciones arbitrarias. Las detenciones se realizan sin órdenes de arresto o cateo, según Naciones Unidas.


COMENTARIOS