Niñez, juegos y violencia

Tahira Vargas

El juego es un canal fundamental de aprendizaje en la niñez. Niños y niñas aprenden actitudes, valores, conductas a través del juego. Investigadores/as de la conducta destacan este elemento. plantea que el juego es esencial para el aprendizaje infantil. “El juego es así una actividad de crecimiento donde se plasman y moldean conductas futuras porque le permiten al niño ir desarrollando su personalidad, gracias al proceso de socialización que el juego propicia”. Erickson (1972: 94-95).
Prácticas y valores que se promueven en los juegos infantiles se interiorizan muchas veces con más intensidad que los que se enseñan en el aula o en el hogar por su contenido lúdico y afectivo que genera apegos y modela conductas.
La población infantil de sexo masculino muestra en distintos estudios una cierta fascinación por las armas de fuego. Sus juegos integran las armas de fuego y muchos de sus regalos en navidad y reyes magos son pistolas o juegos de guerra.
Jugar a tener armas, a destruir ciudades, imitar a súper héroes violentos o ser policía es parte de la cotidianidad de los niños. La frase “te voy a matar” es frecuente en los juegos infantiles y se interioriza con mucha fuerza en su vida cotidianidad. Se mueven en el círculo de la violencia desde el juego y la recreación, asumiendo la violencia, la posesión de armas de fuego como una práctica que provoca mayor aceptación en su contexto social.
La formación de la masculinidad en la niñez se basa en: lucha, pelea- violencia desde todos los tipos de juegos tanto físicos como interactivos, electrónicos, televisivos, en el Ciberespacio y en celulares. En los recreos de los centros educativos los niños juegan peleando, usan la violencia física y simulan el uso de armas de fuego o blancas.
La población infantil de sexo masculino a través del juego con sus pares aprende la violencia y adquiere cierta fascinación por el ejercicio de la violencia y el uso de armas. Se convierte la violencia en el imaginario masculino, en un espacio lúdico y atractivo en el que la competencia de poder adquiere un peso significativo.
Hoy es la fecha de celebración de los Reyes Magos, importante en nuestra cultura popular para la entrega de juguetes. Las familias y comunidades deben reflexionar sobre los juegos que se entregan a la población infantil desde las actitudes y practicas que se refuerzan a través de los mismos. Cambiar el imaginario masculino violento es una urgencia. Empecemos por cambiar los juegos que fomentan la violencia en todas sus formas por aquellos que favorezcan la creatividad, espontaneidad y relaciones colectivas basadas en cultura de paz.


COMENTARIOS