No defrauden a los afiliados

Ninguna diferencia de criterios, de forma o fondo, debe impedir por mucho tiempo alcanzar con firmeza un acuerdo sobre la forma de hacer realidad, sin ninguna injusta disminución en sus alcances, la Atención Primaria, puerta de entrada lógica y justa para la obtención de consultas médicas e internamientos en la Seguridad Social. A partir de los más atendibles intereses envueltos en el sistema, que son los que corresponden a los pacientes desconsideradamente vistos muchas veces solo como clientes, ningún propósito de restri cción a la fase básica del mecanismo de atención debe prosperar. Las contradi cciones deben ser superadas sin demandas radicales que den a entender que el aporte en cotizaciones obrero-patronales solo vale como beneficio mercantil o de ingreso personal, procurado con celo extremo en un conflicto que ha llevado a una parte de los médicos y a las clínicas a amenazar con dejar de lado el fundamento legal del sistema en la que efectivamente son imprescindibles sin que los otros componentes dejen de serlo. Desvertebrados, harían perecer el fin social que los ha reunido.

Llevar exigencias a la máxima discordia, negado a la armonía, solo augura riesgos de daños a la salud y vida de esa parte numerosa pero débil constituida por los asegurados, siendo absolutamente factible limar asperezas y conciliar posiciones para que cada parte cumpla su rol con justas compensaciones.

 

Sed periodística  de conceptos

Institucionalizar el “debate electoral” como mecanismo de participación ciudadana, idea esbozada por la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios, supondría llevar siempre a la discusión pública temas estelares incluyendo los de los procesos de elección con participación de protagonistas diversos, sobre todo de figuras mayores, dos de las cuales, en constante vigencia, están negados a formalizar declaraciones a la prensa aceptándoles preguntas como efectivas herramientas para traspasar hermetismos y dilucidar con libertad los asuntos que apremian. A causa de la inaccesibilidad del presidente Danilo Medina y del expresidente Leonel Fernández, el debate, como expresión de democracia, se muestra disminuido. Los medios de comunicación locales se encuentran en desventaja con otras sociedades en las que los líderes responden cuestionarios.