Noruega, el país de los Fiordos, Auroras Boreales y frias temperaturas

Noruega

Contenido de la revista En Sociedad

Viajar siempre ha estado de moda, pero con la tendencia de blogueros, influenciadores de viajes y redes sociales, conocer un destino está a un “clic” de distancia y más aún, cuando se desea ver un país con una belleza natural impresionante, cascadas espectaculares, fiordos (protegidos por la Unesco) de aguas cristalinas, auroras boreales brillantes en el cielo ártico, majestuosas montañas y grandes glaciares. Conservar el paisaje, sus comunidades y su forma de vida es esencial para lugareños y visitantes por igual.

Se trata de Noruega, país que ocupa la segunda posición entre los países más felices del mundo, un ranking que tiene en cuenta como criterios, la libertad, el bienestar, la salud y la generosidad. Está organizada en dieciocho provincias, siendo su capital, Oslo.

Al margen del turismo sostenible y belleza natural, Noruega es el segundo productor mundial de productos del mar, con más de 37 millones de raciones que se consumen a lo largo del planeta todos los días.

Pescados y mariscos producidos en sus aguas costeras, donde las aguas frías del Ártico se reúnen con la corriente cálida del Golfo, creando una confluencia ideal de corrientes y temperaturas. Esto da a los pescadores noruegos un entorno muy estable para criar pescados y mariscos, sobre todo, el reconocido bacalao noruego, adquirido mundialmente por ser
el mejor.

Precisamente esa es una de las funciones del Consejo de Productos del Mar de Noruega (NSC), demostrar que el origen importa: el mejor bacalao proviene de las frías y cristalinas aguas de Noruega.

El 90 por ciento de sus habitantes viven en condiciones atmosféricas duras y ásperas y largos inviernos y, especialmente para los pescadores, su vida ha sido una lucha con el clima y a pesar de ello, los noruegos sienten respeto y orgullo por sus orígenes, por contar con las reservas de bacalao más sostenibles del mundo.
Sin dudas, que en Noruega no hay excusas para no salir a la naturaleza y disfrutar del verdadero origen de su gastronomía. Ya sea en la costa, en las montañas o en algún punto intermedio.


COMENTARIOS