Nueva York abre investigación sobre curas pederastas

FILE – In this May 15, 2018, file photo, acting New York state Attorney General Barbara D. Underwood speaks in Albany, N.Y. Underwood has subpoenaed all eight Roman Catholic dioceses in the state as part of her office's investigation into the church's handling of sex abuse allegations. (AP Photo/Hans Pennink, File)

El estado de Nueva York entregó ayer citaciones a sus ocho diócesis católicas como parte de una amplia investigación sobre la manera en que la Iglesia ha manejado denuncias de abusos sexuales cometidos por sacerdotes.
Los documentos, enviados por la fiscal general del estado Barbara Underwood, buscan cualquier archivo sobre denuncias de abusos, pagos a víctimas o investigaciones internas de cada dependencia, dijo una fuente enterada de la averiguación pero que no está autorizada a hablar públicamente del tema. Representantes de las jurisdicciones eclesiásticas prometieron cooperar con la pesquisa. “Nuestra diócesis cooperará con cualquier investigación iniciada por la Fiscalía General”, declaró George Richert, vocero de la diócesis de Buffalo.
Las citaciones fueron enviadas a la arquidiócesis de Nueva York, en la ciudad de Nueva York, así como a las diócesis de Albany, Brooklyn, Rochester, Syracuse, Buffalo, Ogdensburg y Rockville Center. La dependencia de Underwood ha iniciado una investigación civil sobre la respuesta de la Iglesia a denuncias de abusos y además ha entablado contacto con fiscalías locales que tienen la autoridad de convocar a jurados investigadores o iniciar procesos penales.
El anuncio ocurre tres semanas después de que un jurado investigador determinó que hubo abundantes casos de abusos sexuales contra menores de edad por parte de unos 300 curas en Pensilvania. La dependencia de Underwood anunció también la creación de una línea telefónica especial (1-800-771-7755) y un website (ag.ny.gov/ClergyAbuse) para denunciar, de forma anónima, casos de curas pederastas. “El informe del jurado investigador en Pensilvania reveló actos perturbadores y depravados por parte del clero católico, tapados por una cultura del secreto y la complicidad”, dijo Underwood en un comunicado.