Nueva York recibirá Año Nuevo bajo fuertes medidas seguridad

A1

La tradicional despedida del año en Nueva York se caracterizará por la extrema seguridad policial, con una presencia mayor que en ocasiones anteriores, a raíz de los recientes atentados, informaron ayer fuentes oficiales. “Estamos listos para tener una gran celebración. No hay amenazas creíbles contra la ciudad o Times Square, pero estamos vigilantes”, dijo el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, en una conferencia de prensa junto al jefe de policía, James O’Neill, y otros altos oficiales para informar sobre medidas de seguridad que se pondrán en macha para el multitudinario evento en Times Square.
Habrá calles cerradas antes del mediodía con camiones llenos de arena y vallas de cemento alrededor del sector turístico de Times Square, donde esperan unos dos millones de visitantes, para decir adiós a 2017. Los que acudan al famoso evento, que se celebra en esta ciudad desde 1904, tendrán que pasar por una minuciosa inspección en puntos de control antes de acceder al área donde se llevará a cabo un espectáculo y descenderá la famosa esfera que marca la llegada del nuevo año. No podrán llevar mochilas, bolsos grandes, paraguas ni bebidas alcohólicas. En dichos puntos tendrán que pasar por detectores de metales y habrá además perros entrenados para detectar explosivos, así como policías con armas largas. También habrá inspección de trenes y se movilizará la unidad aérea, explicaron las autoridades en la conferencia en el cuartel general de la policía. Habrá restricciones para el tránsito de camiones, que no se permitirán en la zona bajo control, y la policía cerrará varios estacionamientos y contarán con despliegue de agentes de civil preparados para responder a un ataque.