Nuevos préstamos abarcarían varios períodos reeleccionistas

16_11_2018 HOY_VIERNES_161118_ Opinión10 A

Danilo malinterpreta, manipula la realidad, la confunde, intentando adaptarla a su ambición reeleccionista. Antes del viaje a China se montó una campaña resaltando la supuesta desaparición de tensiones porque los americanos estarían infantilmente regocijados, al Danilo comprar algunos balandros de carbón americano para probar Punta Catalina. Se divulgó, subliminalmente, que contratando carbón americano a largo plazo Catalina sería santiguada, siendo eterna la reconciliación. El Gobierno propagó, con audacia, sin fundamento, que una empresa americana decidió, frenéticamente, comprar Catalina, obviando la severa condena Magnitsky asociada al fatídico proyecto. Nunca identificaron esa inexistente empresa americana.
Quienes habíamos avizorado, esperanzadoramente, las relaciones dominico-chinas estamos desconcertados y decepcionados. Danilo repitió allá su error del 2012 cuando en Brasil decidió, improvisadamente, junto a Lula, inventarse a Punta Catalina, que nunca apareció en Planes de Gobierno ni en ofertas de campaña. Sabiendo que nadie pagará el astronómico y pecaminoso costo de Catalina, Danilo, ruborizado, no osó ofrecerla en venta a los chinos, como hizo con la AMCHAM en 2015. En cambio, inusitadamente, Danilo firmó un préstamo de 600 millones de dólares no incluido en el Presupuesto 2019, ni en planes de CDEEE, tomando de sorpresa hasta al propio embajador de China en nuestro país, Zhan Run. Visitando la misión dominicana el puerto de aguas profundas Yangshen de Shangai, el más grande mundialmente, ese dinámico diplomático habló de energía y, según reportó Diego Pesqueira, planteó lo siguiente: “…harán una exploración en el país……..en cuanto al sistema energético, para luego coordinar la cooperación que se ofrecerá”. Sin exploración, horas después del críptico pronunciamiento, súbitamente firmaron ese préstamo de 600 millones, dizque para reducir pérdidas eléctricas. Ignoramos si hubo improvisación aprobando un préstamo “express” con procesamiento “fast track”, o si el embajador Zhan Run conocía previamente el préstamo, pero no lo divulgó en Yangshen, manejándolo como secreto de Estado.
En discurso del 27 febrero 2013 Danilo expresó: “…existen pérdidas técnicas que vamos a afrontar con la puesta en marcha de un plan de inversión de 220 millones de dólares, para el cual ya se ha identificado financiamiento…”. “La meta que nos hemos propuesto, es llevar las pérdidas del 36% actual a un 25% al final del año 2016”. Según planes oficiales hoy debieron ser 19.5% y 13.5% en el 2020. En septiembre 2018, las perdidas eran de 28.4 %.
Danilo debió ejecutar como primera prioridad la reducción de pérdidas, logrando resultados positivos, inmediatos y crecientes, evitando botar en barril desfondado, subsidios eléctricos de 1,000 millones de dólares anuales. Penosamente Danilo erró, cancelando en septiembre 2012 la licitación que la CDEEE tenía bastante avanzada, que aportaría a partir del 2015, escalonadamente, 1,500 MW con inversión privada, de bajo costo, operadas con carbón y gas. Ya Danilo había gestado a Catalina, expresión primigenia de pasiones incontrolables: reelección, preconizada por Lula, y endeudamiento desenfrenado. Deudas crecen, pérdidas eléctricas persisten, Catalina no genera.
CDEEE planeó mejorar redes invirtiendo 145 millones de dólares anuales, 580 millones en 4 años, del 2013 al 2016. La prensa divulgó que en Sostenibilidad y Eficiencia de las EDES se invirtieron 358 millones en 4 años a partir del 2012 promediando 90 millones anuales, financiados por BID, Banco Mundial, Banco Europeo de Inversiones y Fondo OPEP. Danilo, atrapado en el laberinto de su fracaso aparenta querer rectificar, recuperando el tiempo perdido De un sopetón, cogió prestados 400 millones al BID y 600 a China, totalizando 1,000 millones , que no podrá invertirlos en lo faltante de su segundo y último periodo: menos de dos años. Los nuevos 400 del BID superan los 358 gastados por Danilo en mejorar las EDES en 4 años de gobierno. Los 600 millones de China podrían dedicarse a construir varias presas prioritarias como Ámina, Chavón, Joca, Pedro Brand, Alto Yuna, Boba. En su publicitado “Cuatrienio del Agua” Danilo no inaugurará ni siquiera una sola presa.

Aritméticamente, 1,000 millones representan casi 3 veces los 358 invertidos en EDES, en 4 años iniciales danilistas, dolorosamente desperdiciados. Pérdidas no se reducen “a papeletazos”, sino con funcionarios eficientes y manejo pulcro de fondos. Invirtiendo en redes 90 millones anualmente, 1,000 millones cubrirían 11.1 años de inversión, prácticamente tres períodos reeleccionistas. ¿Pretenderá Danilo guardar fondos para sus futuros gobiernos reeleccionistas, proclamándose Presidente Vitalicio, President a Vie como Francois Duvalier, “Papa Doc”?