Números brillantes economía dominicana 2017

Ramón Nuñez Ramírez

Las cifras preliminares del comportamiento de la economía dominicana, presentadas la pasada semana por el Gobernador del Banco Central, Lic. Héctor Valdez Albizu, revelan un crecimiento del PIB de 4.6%, inflación dentro de la meta del Programa Monetario, un excelente desempeño del sector externo y lo más importante, una recuperación de la demanda interna y la inversión.
Aunque el crecimiento de 4.6% fue inferior al del año pasado, 6.6%, sin embargo frente al promedio de América Latina y el Caribe, de 1.7%, somos la segunda nación de mayor crecimiento de la región, solo superados por Panamá.
La economía mostró signos de ralentización a partir del segundo trimestre, por el ajuste fiscal y una caída en la inversión privada, a eso se le sumó el impacto negativo de los huracanes, que provocaron daños cercanos al 1% del PIB. Las autoridades del Banco Central fueron proactivas y en agosto sometieron y fue aprobado por la Junta Monetaria liberar recursos del encaje legal por un monto de RD$20,359 millones y se redujo la tasa de política monetaria en 50 puntos básicos con la finalidad de estimular los préstamos y la demanda interna.
El estímulo de los recursos liberados y la reducción de las tasas de interés, unido a una política fiscal más activa no se hizo esperar, y mientras a septiembre la economía estaba creciendo a una tasa de 3.8%, sin embargo el crecimiento interanual a octubre fue de 5.0%, en noviembre de 6.9%, en diciembre de 7.4%; lo cual permitió cerrar el 2017 con un aumento del PIB de 4.6%. Los sectores de mayor crecimiento fueron Hoteles, bares y restaurantes con 6.8%, intermediación financiera 6.2%, agropecuaria 5.9%, a pesar del impacto de los fenómenos climáticos; zonas francas 5.5%, construcción 3.7% (luego de una contracción en el segundo trimestre experimentó un crecimiento de 15.2% en el último trimestre), también se destacan las comunicaciones con 3.8%, la manufactura local y comercio con 3.0%.
En término del sector externo los ingresos por turismo ascendieron a US$7,177.5 millones, para un crecimiento de 6.8%, las remesas familiares US$5,911.8 para un aumento de 12.4%, las exportaciones totales de bienes superaron la barrera de los 10 mil millones (US$10,120.7 millones), con un crecimiento de 2.86%. La Inversión Extranjera Directa ascendió a US$3,570 millones para un aumento de 48.3%.
Gracias a ese excelente comportamiento del sector externo el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos fue de apenas US$165 millones, equivalente a -0.2%, del PIB, el nivel más bajo desde hace trece años y permitió que las Reservas Internacionales Brutas alcanzaran una cota histórica de US$6,780.8 millones, aumentando en US$733.4 millones en relación a diciembre de 2016, equivalentes a 4.4 meses de importaciones.
Gracias a la liberación de los recursos del encaje legal y el descenso de las tasas de interés, se estimularon los préstamos al sector privado que ascendieron a RD$55,500 millones en los cinco meses posteriores a las medidas, de tal forma que los préstamos al sector privado aumentaron en 11,9% a lo largo del año, mucho mayor al crecimiento nominal del producto, mientras el sector financiero presentó indicadores impresionantes como un Índice de Solvencia de 18.4%, mayor al 10% requerido por las normas, morosidad de los prestamos de apenas 1.8%, una rentabilidad sobre el patrimonio (ROE) de 14.7% y una rentabilidad sobre los activos (ROA) de 1.7%.
Para los que cuestionan el impacto del crecimiento con estabilidad, resulta que el crecimiento da sus frutos y se reflejó en la reducción de la tasa de desocupación abierta de 7.1% a 5,5% creándose 120,237 empleos en el año 2017.
Estos resultados reflejan la robustez de la economía dominicana, el dinamismo del sector externo, la fortaleza del sector financiero y el éxito de las medidas de política monetaria y la fiscal cumpliendo con las metas de déficit, pero dedicando importantes recursos a la inclusión y la reducción de la pobreza.