¡OJo con la ciguatera!

1C_¡Vivir!_16_3,p01

La ciguatera es una intoxicación alimentaria que se adquiere luego de consumir pescados contaminados con una toxina denominada ciguatoxina.

Esta toxina es muy común en el Caribe y causa molestas intoxicaciones que se sufre al comer pescados de gran tamaño contaminados con esta microalga.
Sócrates Bautista, gastroenterólogo, detalla que la intoxicación por ciguatera tiene dos fases: la primera es aguda. El individuo comienza con síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos y diarrea abundante que puede provocar deshidratación. Esta fase es corta, generalmente dura entre 12 a 24 horas.
Especifica que una de las señales que indica este tipo de intoxicación en el laboratorio es que los glóbulos rojos comienzan a aumentar.
En la segunda fase, las toxinas se adhieren a las terminaciones nerviosas periféricas del organismo y empiezan las manifestaciones a largo plazo.
En esta fase, que puede durar entre tres y seis meses, el paciente puede sentir calambres.
“Cuando las toxinas se adhieren, aparece la parestesia, es decir calambres en las extremidades superiores e inferiores”, asegura el galeno.
Bautista advierte que es común encontrar esta toxina en pescados como el mero, la picúa, barracuda y la morena, por lo que recomienda evitar su consumo en los meses de más calor.
El médico detalla además que las vísceras y la cabeza de los pescados son las partes del cuerpo que tienen mayor concentración de esta toxina.
Señala que los peces grandes tienen un mayor grado de ciguatera con relación a los de menor tamaño.
Sobre la duración y severidad de los síntomas, Bautista explicó que varían según la cantidad y porción de pescado ingerido.
Precisó además que es muy difícil saber cuando un pescado está contaminado con ciguatera ya que esta toxina no afecta a los peces que la ingieren.
Tratamiento. El especialista explicó que se realiza a partir de la historia del paciente.
Destacó que el país cuenta con un protocolo diseñado por dos especialistas del Hospital Salvador B. Gautier que consiste en aplicarle manitol al paciente en las primeras horas después de la intoxicación, impidiendo este medicamento que la toxina se adhiera a las terminaciones nerviosas.
El gastroenterólogo indicó que es importante que si una persona ha ingerido pescado y presenta los síntomas antes mencionados acuda a emergencias.
“Si el paciente se diagnostica bien y a tiempo, esto no puede pasar más de 24 horas, ya que actualmente se cuenta con protocolos”, aseguró.


COMENTARIOS