Olas inundan calles de Puerto Rico

A1

Olas de hasta 9 metros (30 pies) causadas por una tormenta invernal en Estados Unidos azotaron Puerto Rico ayer, obligando a las autoridades a evacuar a decenas de familias y cerrar escuelas y caminos en la isla.
Las enormes olas derribaron palmas y bancos de cemento y forzaron a muchedumbres de curiosos a huir mientras el mar inundaba calles y casas a lo largo de las costas norte y oeste.
Más de una decena de calles seguían cerradas, junto con varias playas y una veintena de escuelas en áreas bajas, una medida que afectó a más de 6.000 alumnos.
La marejada es la mayor en azotar la isla en más de una década y está generando olas más altas que las producidas por el poderoso huracán María hace casi seis meses, dijo Gabriel Lojero, del Servicio Nacional de Meteorología en San Juan. “Sigue siendo muy peligrosa”, le dijo a The Associated Press.
La Guardia Costera estadounidense rescató a una persona que al parecer se fracturó una muñeca cuando surfeaba el domingo en la costa noroeste de Puerto Rico.