Olivares solicita demandar a Indra por escáner de JCE

Eddy Olivares, exmiembro JCE.

Exmiembro de la Junta Central Electoral (JCE) Eddy Olivares, solicitó ayer que sea demandada ante el Tribunal Superior Administrativo (TSA) la multinacional Indra Sistemas, S. A., por los daños provocados, producto del mal funcionamiento de los dispositivos que suplió para la automatización del escrutinio y el registro de las huellas de los concurrentes, a fin de que tenga que indemnizar al organismo electoral, y solicita que no pagar los US$13 mil que se le adeudan, ya que el 30% de los equipos no funcionaron en el proceso.
Exige que bajo ningún concepto se le pague a Indra el dinero restante y que tampoco se utilicen los aparatos en las elecciones del 2020.
Roberto Rosario. Mientras, el expresidente de la JCE, Roberto Rosario -en cuya gestión se contrató la empresa española-, entró ayer al debate del escándalo que ha generado en el país la compra de los equipos del escrutinio electoral que ahora habría que botar, pidiendo al secretario general de la JCE, Ramón Hilario Espiñeira, copia de la certificación del acta del pleno, en la que los miembros aprobaron el “Informe sobre los equipos adquiridos en las elecciones del 2016”.
En una comunicación entregada ayer a la Secretaría de la JCE, Rosario solicita información respecto a los equipos, atribuido a la Dirección Nacional de Informática. Colgó la carta en sus redes sociales.
El informe de los técnicos del Departamento de Informática de la JCE da la razón a los partidos de oposición, que cuestionaron la seguridad de los equipos de Indra en las elecciones, ya que revela que los equipos no lograron transmitir el 100% de los Colegios Electorales durante las pruebas, por los problemas del hardware.
Indica que el 36% de los Colegios Electorales no transmitió ningún dato y que en el nivel C1, apenas se pudo procesar el 58% de las relaciones de votación.
Los técnicos de la JCE, que revelan no haber participado durante la instalación de los equipos, recomiendan no volver a usarlos los aparatos que llegaron al país con unos seis meses de retraso, que alegadamente tienen un alto costo de reparación y que ameritan baterías.
Olivares lo dijo. El abogado entregó ayer a HOY tres comunicaciones que en diferentes momentos depositó al pleno de la JCE, advirtiéndole a sus integrantes que los equipos comprados a Indra no eran los adecuados para el escrutinio o conteo de las elecciones del año pasado.
El 27 de junio del 2016, Olivares insistió a la JCE la necesidad de demandar a Indra y auditarla, para determinar la cantidad de dispositivos electrónicos del escrutinio que estaban defectuosos.
Pedía contratar una firma independiente a la empresa Pricewaterhousecoopers Auditores, S.L, afirmando que tenía vínculos con la sucursal de Indra en Madrid.


COMENTARIOS