Orquesta sinfónica de salud

24_07_2018 HOY_MARTES_240718_ Opinión10 A

La vida en sociedad requiere de la constante toma y dame. Es así como casi de manera natural, el Homo sapiens, convertido en ser social intercambia bienes y servicios. Es inconcebible pensar que en pleno siglo XXI se pueda sobrevivir en un estado de total aislamiento. En tanto nos sentimos fuertes y saludables nos arropa el individualismo hasta que un percance evidencia lo débil y vulnerables que somos en la realidad.
Tomando como base el razonamiento anterior paso a compartir con ustedes la más bella y enriquecedora experiencia vivida en siete décadas. Medio siglo lo he consagrado al rol solista de galeno especialista en patología. Mis acostumbrados ojos se mueven en el espectro salud, enfermedad y muerte, mirando pacientes, analizando líquidos, Papanicolaou, biopsias y cadáveres siempre buscando diagnosticar dolencias y causas básicas de muerte. De repente todo cambió, de facultativo proveedor pasé a ser servido. Me convertí en otro paciente. En lo inmediato y como por arte de magia me vi rodeado de toda una orquesta sinfónica de salud. Cual leyenda de Walt Disney fueron colocándose los músicos a fin de participar en la composición y el ensayo de la obra maestra.
Percusionistas, flautistas, trompetistas, saxofonistas, clarinetistas, guitarristas, arpistas, violinistas, pianista y organista trabaja cada quien su partitura. La fecha del gran debut fue al amanecer del sábado 14 de julio de 2018. El primer violinista me condujo al centro del escenario musical, tocándole el primer movimiento a la maestra anestesióloga, quien con su dulce melodía fue induciendo en mi espíritu mucha calma, seguridad y confianza. A partir de ahí todo fue el sueño de una mañana de verano. A la hora y algo ya había concluido la presentación. En el área de recuperación volvía lentamente al paraíso terrenal en el que un coro de ángeles me despertaba. Luego de tan fascinante viaje cósmico musical me encontraba en la habitación todo rodeado de personal de enfermería, médicos de servicio y familia. Finalmente y como para verificar que cada artista había estado a la altura del compromiso ético institucional nos sorprendió la presidenta de la Liga Dominicana contra el Cáncer.
Un derroche de gratitud invade todo mi ser. Hoy como siempre me siento muy honrado de haber nacido en esta tierra en la que aspiro un día lejano cerrar los ojos en paz y esperanzado de ver a un pueblo sano, feliz, seguro, libre y sin miedo. Un país en el que ricos y pobres afligidos sean atendidos bajo unos estándares en que no se falte a las guías y protocolos por falta de recursos en los menos afortunados.
Yo quiero ver en vida una nación promoviendo hábitos de salud y con suficientes recursos para la medicina preventiva y el diagnóstico precoz de las enfermedades para poder curarlas.
Una República Dominicana llena de amor al prójimo en cada vecindario.
Vuelvo a mi rol de proveedor de servicios especializados en patología a disposición de todo el que lo necesite. Es así como iremos devolviendo a cada paciente que visite el Instituto Oncológico Dr. Heriberto Pieter lo mucho que esa noble institución y su personal han hecho por mí.
La prevención y diagnóstico precoz del cáncer es compromiso de todos. El manejo y tratamiento de las neoplasias malignas, la rehabilitación y manejo paliativo de los casos terminales es trabajo infatigable que diariamente realiza la Liga Dominicana contra el Cáncer.