Otro borde filoso del caos vehicular

La mira de las autoridades está puesta en el desafiante caos que ocasiona la movilidad del tránsito y el transporte por tierra. Sin embargo, en un país con uno de los índices más altos de mortandad por accidentes de tránsito, el hecho de que carezcan de seguros el 60% de los vehículos de cuatro ruedas y el 85% de las letales motocicletas, representa un problema gravísimo, al que hay que ponerle especial atención. Esa carencia significa que hay una pobre cobertura de responsabilidad civil por daños a terceros y a la propiedad, ocasionados por vehículos de motor. Significa que es mucha la gente que no recibe compensación adecuada por muerte, lesión permanente y perjuicios materiales. La falta de pólizas de seguro afecta además a un 80% de las viviendas.
Como se ve, el problema del tránsito y el transporte va más allá del desorden de circulación y del monopolio de los servicios de carga por empresas disfrazadas de sindicatos. Para organizar debidamente estos servicios hay que intervenir fuertemente en la parte que corresponde a la responsabilidad civil. Ningún vehículo en este país debe circular sin seguro, pero en promedio el 72.5% del enjambre vehicular ligero se mueve como chivo sin ley y sin garantías para cubrir los daños a personas y propiedades. Hay que poner en la agenda del ordenamiento el tema de los seguros y aplicar con rigor las leyes que obligan a esta protección.

Hace falta más brio exportador

Las cifras de nuestro intercambio comercial cerraron 2016 con indicadores contrapuestos, pues mientras las exportaciones repuntaron un 4.7%, las importaciones nos sumieron en un déficit bastante pronunciado. Parece que la vocación exportadora -que la hay- necesita más empuje y menos trabas. Del lado de la producción sobresale la necesidad de mayor valor agregado y apostar por una tendencia vigorosa hacia la industrialización. En la medida de lo posible, hay que tratar de salir del casillero de los exportadores netos de materia prima.
Al margen del soporte financiero que se manifiesta con iniciativas como la creación del Bandex, entre otras, faltan políticas que estimulen una industria cada vez más innovadora y competitiva, y desarrollar campañas más agresivas para la conquista de nuevos mercados.


COMENTARIOS