Pablo Milanés dos noches a sala llena

Cantautor Pablo Milanés.

El cantautor cubano Pablo Milanés dejó claro en su segunda presentación en el país en el marco de la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2014, por qué es uno de los artistas cubanos con más trascendencia en República Dominicana, abarrotando por segunda ocasión la sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito.

Con una mezcla de canciones de ayer y hoy, Milanés deleitó al público que aplaudió y gozó con cada una de sus interpretaciones. “¡Buenas noches, gracias por esta aquí! Estoy encantado de estar con ustedes en este lugar, en esta isla que tanto amamos los cubanos”, fueron las palabras de introducción del reconocido cantautor ante un público que esperaba con ansias escuchar sus canciones.

“Vengo naciendo”, fue el tema que dio inicio a la noche, seguido de “En paz”, “Dulces recuerdos”, “Los males del silencio”, “Cual si fuera a morir esta mañana” (tema con el que hace honor al género jazz), “Homenaje al changüí” y “Amor de otoño”, fueron las primeras canciones que interpretó el representante de la llamada nueva trova cubana, todas ellas de su más reciente producción discográfica titulada “Renacimiento”.

La noche llegó a su punto medio con la participación del también cubano Carlos Varela, quien cantó al público “Como los peces” y “Habanéame”, para luego unirse al anfitrión de la noche y entre ambos interpretar la canción “Los días no volverán”.

La noche se puso aún mejor cuando Pablo Milanés empezó a hacer un recorrido por sus canciones de siempre, logrando la gran ovación del público, en su mayoría bien adulto, que le brindó un caluroso aplauso de los allí presentes que no vacilaron en ponerse de pie para aplaudir a esa gloria de la música de procedencia cubana.

“Si algo me faltara alguna vez”, “De qué callada manera”, “Nostalgia”, “El tiempo, el implacable, el que pasó”, “El tiempo pasa”, “Yolanda” y “El breve espacio en que no estás”, fueron algunos de los grandes éxitos que interpretó el artista durante esta mágica noche.

Vestido completamente de negro y acompañado de seis músicos que le sirvieron de cómplices toda la noche, Milanés se despidió del público, aunque luego regresó al escenario ante el clamor de un público que al unísono le solicitaba “otra, otra”, otra”. La petición fue atendida con las composiciones “Amo esta isla” y su hit de siempre: “Para vivir”.

Con esta última, Milanés, le puso fin al concierto que tuvo casi dos horas de derroche de buenas canciones y excelente música.