Pacientes abarrotan el Cecanot en busca servicios especializados

El doctor Carlos García Lithgow se apresta a iniciar un cateterismo a un paciente. El acceso que da el centro a los más pobres es una de las razones que lo mantiene en el ejercicio de su especialidad.

La fama, capacidad, tecnología y los bajos precios que tienen los servicios que ofrecen han convertido al Centro Cardio Renal Oftalmológico y de Trasplante (Cecanot) en un hospital desbordado de pacientes que buscan soluciones a serias complicaciones de salud.
Las áreas más emblemáticas son la de neurocirugía, neurología, cardiología, oftalmología y trasplantes, aseguran los doctores José Joaquín Puello, Carlos García Lithgow y Ramón Graciano, líderes de esas tres áreas de gran impacto.
La gran cantidad de personas que buscan servicios en el centro hacen que sea impenetrable el acceso, todos muestran satisfacción por la calidad de la atención, pero se quejan del apiñamiento.
Neurocirugía. Catorce neurocirujanos atienden casi al 80% de los casos de afecciones cerebrales que llegan al centro, y que vienen de todo el país, afirmó el doctor Puello.
La saturación de pacientes que tiene el área hace que requieran más profesionales, dado el volumen de pacientes, asegura el profesional. Sin embargo, dice que la situación durará poco tiempo, porque en la ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar se les prepara un edificio dedicado a las neurociencias.
En este centro se labora de lunes a sábado y se realizan 40 cirugías por semana, aseguran los doctores Puello y el neurocirujano endovascular Ramón de León Berra, al destacar que este centro da acceso a que los pobres tengan una medicina de alto nivel.
En el área de neurocirugía existe una unidad endovascular, no se hacen cirugías de cráneo abiertas, pero incluye todo los aneurismas y eso para el país es de gran importancia.
El hospital tiene además un área de cirugía funcional, donde se trata a las personas epilépticas con procedimientos teledirigidos y con observación especializada. Por eso se requiere del ingreso y egreso del paciente que tiene la condición.
Esta área tiene procedimientos pediátricos, vasculares, endovasculares, funcional e instrumentación de columna vertebral.
Además, neurología clínica y radioneurología, explican los especialistas, una parte de ellos se consideran bien pagados, pero otros entienden que están en ese hospital por vocación y dedicación a los más pobres.
Alto impacto. El Cecanot tiene una unidad de neurofisiología, donde se trata todo lo relativo a los nervios periféricos.
Este tema es importante, asegura Puello, debido a que la República Dominicana tiene más de un millón de motoristas y ocurren miles de choques de tránsito, lo cual deja lesiones no solo de cráneo, sino también de movilidad.
Este centro tendrá en pocos meses la más moderna unidad para tratar las enfermedades cerebrovasculares, y los más modernos equipos de la región y personal altamente capacitado. Ya se encuentran en el centro un equipo de jóvenes profesionales.

Habrá una unidad para tratar los accidentes cerebrales, tendrá 10 camas y estará al frente el doctor Berras, además del doctor Daniel Encarnación.
Tecnología. Microscopios, aspiradores ultrasónicos, cirugías estereotáxicas, neuronavegadores para intervenciones cerebrales y cirugías de columnas son solo algunos de los equipos con tecnología de punta que manejan los médicos del Cecanot, de la red pública.
En la actualidad el área tiene siete quirófanos, pero son compartidos, porque en el centro se opera seis días corridos a la semana, asegura Puello, con evidente entusiasmo por los logros.
Cardiología. El doctor García Lithgow dirige un equipo de tres profesionales en donde las personas pueden realizarse procedimientos cardiovasculares, con los equipos más avanzados.
Colocación de stent, cateterismos y el tratamiento de la enfermedad coronaria son parte de la rutina del equipo médico. “Este es un trabajo que nos da mucha satisfacción, ya en este centro, el cateterismo es un procedimiento rutinario para la gente pobre que lo necesita”, asegura el cardiólogo.
Oftalmología. Este es el servicio que más desborda los pasillos del centro de salud, trabajan con alta tecnología y tienen especialidades únicas en su desarrollo.
El servicio está a cargo del doctor Ramón Graciano y la coordinadora de residencia es la doctora Chissel Astacio.
Glaucoma y estrabología, retina, óptica de refracción y autoplastia son servicios establecidos en el centro y con una gran demanda.
En el área cuentan con un tomógrafo de coherencia óptica que permite realizar estudios tomográficos en la mácula, dice Graciano.


COMENTARIOS