Países pequeños e insulares son líderes en evolución digital

Nueva Zelanda se promociona con emprendedores de tecnología como un lugar seguro para desarrollar

Las economías de mayor tamaño podrían exponerse a perder la carrera digital a manos de países más pequeños y flexibles.
Varios países nórdicos, Suiza y la tecnológica Corea del Sur superan a Estados Unidos y Japón, según un ranking de economía digital realizado por investigadores de la Tufts University en asociación con Mastercard Inc. Al considerar también el impulso digital relativo de los países, las verdaderas estrellas son Nueva Zelanda, Singapur y Emiratos Árabes Unidos.

Se utilizaron más de 170 indicadores, entre ellos la penetración de la banda ancha móvil, las leyes de propiedad intelectual y datos anonimizados de Mastercard, para clasificar a 60 países en 2015 y mostrar cuánto progresaron desde 2008. Esta puntuación, que los investigadores llamaron Índice de Evolución Digital, cuantifica la interacción entre la demanda y la oferta dentro de la economía digital, el nivel de apoyo brindado por los Gobiernos e instituciones y el ritmo de innovación.

Nueva Zelanda, que actualmente preside Digital 5 (D5) —un grupo de Gobiernos que buscan la digitalización fundado en 2014—, se ha promocionado a los emprendedores de tecnología como un lugar seguro para desarrollar, alejado de las tensiones geopolíticas. Otros países clasificados como “sobresalientes” en el ranking son Estonia, otro miembro del D5 donde la mayoría de los servicios públicos está disponible en línea, y el Reino Unido, cuyos consumidores digitales y su vibrante economía web podrían darle más fuerza mientras negocia un futuro después del Brexit.

Las ventajas en gran parte radican en la voluntad política y una mayor coordinación en el ambiente digital, dijo Bhaskar Chakravorti, decano asociado principal de Negocios y Finanzas Internacionales de The Fletcher School en la Tufts University. Como ejemplo, señaló los sistemas de pago electrónico, donde los usuarios, los comerciantes y los proveedores de tecnología necesitan hacer la transición al mismo tiempo. “Eso es mucho más efectivo en una economía más pequeña, como los Emiratos Árabes Unidos, y mucho más difícil en una economía como EE.UU., que tiene muchos actores”, dijo.

El principal punto débil de EE.UU. es la inversión insuficiente en infraestructura digital, pese a contar con una clase de consumidores que sabe de tecnología y se invierte mucho capital riesgo en startups. Como muchas regiones rurales del país aún no tienen cobertura de banda ancha fiable, todavía está por verse si una propuesta de la Casa Blanca de invertir US$25.000 millones en 10 años podría hacer la diferencia.

El mayor énfasis en el acceso a banda ancha en países como Noruega y Fin- landia, los primeros que lo convirtieron en un derecho legal, es parte del motivo por el cual alcanzaron la cima del ranking digital. Sin embargo, puede que pronto esos países queden eclipsados a medida que su desarrollo digital entra en una meseta.

Por otro lado, la tensión geopolítica y las sanciones internacionales que sufren algunas de las economías que más rápido están mejorando —entre ellas Rusia, Arabia Saudita y Turquía— parecen ser insuficientes para suavizar el efecto del mayor uso de smartphones y redes sociales en sus poblaciones. Por su parte, un escándalo de corrupción política cada vez mayor no impidió que el gigante digital chino Alibaba Group Holding Ltd. abriese su primer centro extranjero de comercio electrónico en Malasia. Otros dos miembros de ASEAN —Filipinas e Indonesia— también figuran entre los 15 que más rápido se están digitalizando.


COMENTARIOS