Papa llama enfrentar el éxodo masivo musulmanes rohinya

A1

El papa Francisco exigió ayer que la comunidad internacional tome “medidas decisivas” para resolver las causas del éxodo masivo de musulmanes rohinya a Bangladesh desde Myanmar, tras su silencio reciente frente a lo que la ONU llama un caso evidente de “limpieza étnica”. El papa llegó a Bangladesh para la segunda escala de su gira de seis días por Asia, con la crisis de los musulmanes rohinya en pleno apogeo. Francisco sostuvo que era “imperioso” que los gobiernos del mundo ayuden al gobierno bangladesí a ocuparse de los refugiados. En un discurso ante el presidente Abdul Hamid, funcionarios y embajadores del mundo, el pontífice elogió los sacrificios de Bangladesh al recibir a tanta gente. No identificó a los rohinya por su nombre, origen étnico o religión sino como “refugiados del estado de Rakhine”. Pero sus palabras fueron enérgicas: “Nadie puede desconocer la gravedad de la situación, la magnitud del sufrimiento humano en cuestión, las precarias condiciones de vida de tantos hermanos y hermanas, la mayoría mujeres y niños, atestados en campamentos de refugiados”, dijo.


COMENTARIOS