Papa pedirá perdón Chile por “obispo encubridor”

A3

El papa Francisco pedirá perdón a la diócesis chilena de Osorno, a la que impuso un obispo señalado como encubridor de abusos sexuales y a quién tardó más de tres años en remover, dijo ayer uno de los enviados del pontífice.
“Hemos venido a pedir perdón”, aseguró en el aeropuerto el sacerdote español Jordi Bertomeu, funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que viajó junto con monseñor Charles Scicluna, considerado el mejor investigador de abusos sexuales de El Vaticano. Ambos estarán entre el 12 y el 19 de junio en Chile, la mitad en Santiago y la otra mitad en Osorno, 950 kilómetros al sur de la capital chilena. Bertomeu informó que escucharán a nuevas víctimas durante estadía en Chile.
Scicluna y Bertomeu son responsables de un informe que elaboraron tras recoger 64 testimonios de agresiones sexuales en febrero, lo que llevó a Francisco a afirmar a fines de mayo que en la iglesia chilena hay “una cultura del abuso y del encubrimiento”, una afirmación inédita de un papa sobre la institución católica.
La visita de Scicluna y Bertomeu a Osorno se interpreta como un gesto de Francisco hacia un laicado que sufrió por el polémico nombramiento de Barros, a quien Francisco nombró obispo en enero de 2015 pese a saber que víctimas de abusos sexuales lo habían denunciado por encubrir a Francisco Karadima, el mayor sacerdote pedófilo de la historia chilena, según una carta firmada por el mismo pontífice y que fue revelada en enero por The Associated Press.