Para Villar, juego con AC es un asunto de familia

A1

Jonathan Villar es el jugador de mayor relevancia en Grandes Ligas viendo acción en esta serie final de la pelota otoño- invernal dominicana entre los Tigres del Licey y las Aguilas Cibaeñas.
Sin embargo, el torpedero de las Aguilas Cibaeñas se siente como un niño con un regalo nuevo.
Y la razón es simple: para Villar, el béisbol es mucho más que un juego, es un tema de familia.
“Mi abuela es aguilucha y desde siempre ha visto los juegos y yo con ella, desde antes de ser pelotero. Así que cuando empecé a jugar pelota y con las Aguilas, siempre quise estar en una situación como esta, de serie final, para contribuir a darle una corona al equipo”, dijo Villar previo al cuarto partido de la final, que se jugó ayer en el estadio Quisqueya Juan Marichal.
El año pasado, Villar no pudo ver acción en la final tras ser detenido por los Cerveceros de Milwaukee, aunque nunca se alejó del todo de las Aguilas.
“Yo viajaba con el equipo y me mantenía animando porque la verdad es que para mí era demasiado importante… este año no he tenido problemas y luego de haber ganado dos juegos en la final, estamos tomando cada cosa día a día para tratar de darle un campeonato al conjunto”, agregó.
“El año pasado me pararon y no fueron gritos que di… Para mí es importante estar aquí”, agregó.
Camargo contento con volver. Tras ausentarse de la serie final para asistir a un festival de fanáticos en Atlanta, Johan Camargo aprovechó las lluvias que suspendieron los partidos del fin de semana y se integró de vuelta a las Aguilas para el cuarto compromiso de la final.
El panameño, quien ha mostrado una intensidad tremenda con las Aguilas, está alegre de su retorno.
“Quería estar aquí con el equipo, me siento agradecido de estar de vuelta”, dijo Camargo al periódico Hoy.
Con dos cuadrangulares en los primeros dos partidos de la final, Camargo ha sido clave para el conjunto de Santiago.
“Las Aguilas son para mí una familia, me han abierto las puertas y eso es algo que tomo en cuenta”, añadió.
El panameño explicó que fue difícil ausentarse, pero no podía incumplir su compromiso con los Bravos de Atlanta aunque su corazón siempre se mantuvo en la República Dominicana.
“La verdad es que después que me fui, fue un golpe porque quería estar aquí, pero mis compromisos con Atlanta también son prioridad… muchos dijeron ‘ojalá llueva’ y qué bueno que fue así porque ya estamos aquí”, dijo.


COMENTARIOS