Parolin dice que Iglesia mexicana debe denunciar la corrupción y la violencia

Italian Archbishop Pietro Parolin, the Vatican's newly appointed secretary of state, gestures during an interview in Caracas, Venezuela, Sept. 4. Archbishop Parolin, nuncio to Venezuela since 2009, will succeed Cardinal Tarcisio Bertone. (CNS photo/Jorge Silva, Reuters) (Sept. 5, 2013) See POPE-PAROLIN Sept. 3, 2013.

Ciudad del Vaticano. El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, cree que uno de los retos de la Iglesia mexicana es “denunciar el mal” y “alzar la voz” ante fenómenos como la corrupción, el narcotráfico o la violencia.

“El reto es denunciar el mal que está presente, alzar la voz contra todos aquellos fenómenos negativos, desde la corrupción al narcotráfico, la violencia o la criminalidad, que impiden al país proceder por la vía del progreso material y espiritual”, dijo.

Parolin lo dijo en una entrevista publicada hoy por el Centro Televisivo Vaticano en la que se le preguntó, entre otros asuntos, por los retos de la iglesia local en México, un día antes de que el papa comience su viaje a ese país.   El purpurado señaló el desafío de que la iglesia mexicana sea “una buena samaritana ante tantas situaciones de personas que sufren y se encuentran en una situación de necesidad”.

“Pensemos en el fenómeno de la migración y en el impacto que tiene en las familias, el impacto disgregador que tiene sobre las familias. La Iglesia está haciendo mucho a este nivel y deberá continuar haciendo mucho”, afirmó.   Otro de los objetivos de la Iglesia local mexicana, en opinión del purpurado, es el de “educar las conciencias, desde el punto de vista de hacerlas más sensibles ante fenómenos negativos”.

“Por ejemplo, denunciar y educar contra la idolatría del dinero, que lleva a no respetar ningún valor, ni siquiera el de la vida humana y, sobre todo, anunciar el Evangelio, partiendo de la base de que esta es la mejor manera de combatir estos fenómenos negativos”, defendió.   En la entrevista también aborda el encuentro que mañana viernes el papa mantendrá en La Habana con el patriarca ortodoxo ruso Kiril, un evento histórico que no se producía desde hacía un milenio, desde el cisma del 1054.


COMENTARIOS