Pasantía médica de ley, urge tomar decisión

Dr. Nelson  Rodríguez Monegro.
Dr. Nelson Rodríguez Monegro.

Desde hace unos años viene discutiéndose de manera informal la pertinencia o no de la eliminación de la pasantía médica de ley (Ley 146-1967), mecanismo legal para otorgar el exequátur o licencia para el ejercicio profesional de la medicina.
En origen, 1967, esta ley buscaba llevar médicos al área rural y apartada; además, retribuir con el trabajo social parte de lo que el Estado había invertido en la formación de estos profesionales.
¿Qué inconvenientes nos llevan a pensar en su eliminación? Primero; hoy en día el número de médicos graduados es mayor que las plazas disponibles de pasantía, por lo cual cientos de médicos tardan meses y hasta año para recibirla de manera remunerada. Es decir, el Estado exige algo que él no puede cumplir. Segundo; se supone que este ejercicio en pasantía debe tener acompañamiento y supervisión, pero en la práctica no lo está. Tercero; es un médico que al no tener la licencia y sin supervisión es vulnerable desde el punto de vista legal, sobre todo en caso de mala práctica. Cuarto; se quiere que en el primer nivel de atención, donde están los médicos pasantes, se mejore la competencia de ese personal, que tenga médicos generalistas y/o médicos familiares, además de otros especialistas de acuerdo a necesidades.
Cuando el médico pasante comienza a desarrollar habilidades y destrezas en diagnóstico y manejo, pues sencillamente se va. Llegará otro, a comenzar de nuevo. Esto impide la adherencia de la población a dicho centro. Aquí se necesita un equipo de salud que conozca su población y sus dolencias.
La eliminación de la pasantía médica debe ser parte integral de otras medidas: Hay que regular el ingreso a estudiar medicina en nuestras universidades, como en otros países. Actualmente existen en nuestras universidades alrededor de 30 mil estudiantes de medicina; lo que expresa un claro divorcio del mercado laboral y las políticas de formación de recursos humanos. Si logramos formar lo que necesitamos, tendríamos la posibilidad de tener tasa cero de médicos desempleados.
El médico recién graduado tendría su exequátur de una forma a determinar.
Es importante señalar que el único profesional en el sector salud que necesita hacer pasantía para obtener la licencia es el médico; no la requieren los bioanalistas, enfermeras profesionales, odontólogos, psicólogos, etc.
Una vez el médico reciba su exequátur, sin hacer la pasantía, podría concursar o tener acceso a un cargo como médico general, concursar para una residencia médica, trabajar en el sector privado, si tiene la oportunidad, salir del país a realizar otros estudios.
Con frecuencia recreamos en las conversaciones los problemas y las soluciones, pero somos incapaces de romper la inercia y dar los pasos institucionales para convocar los diferentes actores y consensuar las diferentes iniciativas que nos permitan avanzar. En el caso que nos ocupa las instituciones involucradas son: Ministerio de Educación Superior, Ciencias y Tecnologías; Ministerio de Salud; Servicio Nacional de Salud; Colegio Médico Dominicano; Consultoría Jurídica del Poder Ejecutivo; Universidades.
El temor al cambio no es solo de las personas, también lo es de las autoridades.


COMENTARIOS