Pastor quiere ayudar jóvenes dominicanos

Visitó la redacción del periódico HOY el pastor Carlos de los Santos para dar a conocer un proyecto que realizara para el año 2020. HOY/ Aracelis Mena. 23/07/2018
Visitó la redacción del periódico HOY el pastor Carlos de los Santos para dar a conocer un proyecto que realizara para el año 2020. HOY/ Aracelis Mena. 23/07/2018

Carlos de los Santos llegó a la capital desde San Juan de la Maguana, con la ilusión de llegar a la universidad y convertirse en un abogado importante; sin embargo, el destino tenía otros planes para él: convertirlo en un pastor evangélico, mensajero de la palabra de Dios.
Pero no fue tan sencillo. Antes de eso reconoce que vivió una vida ajena a la voluntad de Dios “Yo era un hombre de la calle, bebía y visitaba burdeles, pero un día fui transformado”, dice.
Fue un cinco de mayo de 1978 cuando visitó la iglesia por primera vez, invitado por una amiga, “desde ese día me convertí en un hombre nuevo”, afirma.
Cuatro años más tarde, en 1982, emigró a Nueva York, Estados Unidos, ciudad donde inmediatamente empezó a visitar la Iglesia de Dios de la Profecía, en el Bronx, NY y pronto se convirtió en el enlace entre los hispanos y los norteamericanos que se congregaban en esa iglesia.
“Muy pronto mi vida cambio y yo reconozco que Dios obró en mi vida para bien”, dice.
Tiempo después, De los Santos se convirtió en pastor y rentó un local para congregar a sus seguidores.
Agradecido por todo lo bueno que tiene en su vida, su deseo es poder contribuir en el desarrollo de la juventud dominicana.
“Yo quiero ayudar a esos muchachos que quieren progresar y estudiar, pero no tienen recursos para cumplir sus sueños”, dice.
Ideas. En ese sentido ha pensado en usar terrenos de su propiedad ubicada en el sector de la Caleta, Boca Chica, para construir un centro comunitario.
La idea es reclutar esos muchachos preuniversitarios con buen índice académico y ayudarlos con sus gastos universitarios.
Para lograr este sueño el pastor dice que cuenta con el apoyo de empresarios de la comunidad judía de NY.


COMENTARIOS