Perfil profesional e intelectual en los mandos militares

EDUARDO KLINGER PEVIDA.
EDUARDO KLINGER PEVIDA.

Como ocurre cada dos años, acaban de asumir los mandos de las tres instituciones armadas del Ministerio de Defensa nuevos Comandantes Generales. Nada nuevo pero sí se acentúa un hecho cualitativamente nuevo que ya caracteriza mayormente a la oficialidad superior de las Fuerzas Armadas y se empieza a extender a la oficialidad subalterna. Los oficiales superiores han empezado a tener una preparación académica que va más allá de lo que le exige la misma institución, expresada en maestrías y postgrados.
Los comandantes generales recientemente nombrados al frente de las respectivas instituciones, Ejército, Armada y Fuerza Aérea, a saber, mayor general Estanislao Gonell Regalado; vicealmirante Emilio Recio y mayor general Richard Vázquez han cursado la Maestría en Seguridad y Defensa y el Posgrado en Geopolítica que imparte el propio Ministerio de Defensa. El mismo vicealmirante Recio, al cursar la primera promoción de lo que ahora es la Escuela de Graduados de Comando y Estado Mayor Naval, quedó como primer expediente de la misma. Hasta donde sé, al menos el mayor general Vázquez ha publicado dos libros de profunda hechura intelectual. No obstante, quizás el primer ejemplo de un jefe militar al frente de una institución armada con formación académica extracurricular fue el vicealmirante, en retiro Luis A. Humeau Hidalgo, en el 2000. Todos conocemos casos de otros oficiales, y ministros, autores de libros que alimentan la bibliografía nacional. Hace 15 años el Ministerio creó el Instituto Superior de la Defensa “Juan Pablo Duarte y Diez” – INSUDE –responsable del salto cualitativo en lo académico. Las academias tienen ahora nivel universitario, en tanto las respectivas Escuelas de Graduados en cada arma y la de Doctrina Conjunta forman a oficiales superiores en Diplomado de Estado Mayor y otras especialidades. Se fundó la Escuela de Graduados en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, primera de una institución armada en América Latina. La promoción que hoy cursa la Especialidad en Geopolítica, oficiales y civiles, muestra un encomiable nivel de homogeneidad y calidad académica.
No soy historiador del Ministerio de Defensa ni militar en busca de un ascenso. No desconozco que como en toda obra humana, e institucional, podemos encontrar brechas que requieran perfeccionamiento. Sin embargo, según la encuesta anual realizada en toda América Latina por la institución regional Latinobarómetro, respetada y utilizada como referente mundialmente, las FFAA de RD constituyen la segunda institución mejor valorada nacionalmente solo superada por la Iglesia Católica. Ciertamente, en cualquier esquina, en cualquier lugar del mundo, puede proyectarse una sombra indeseable y la sociedad no puede cejar en forjar fuertemente instituciones sin sombra. Nada más justo, pero si surgiese alguna que otra nube repentina, que no nos impida ver el sol. Lo digo porque todos sabemos lo muy exigente y critica que es nuestra sociedad. Al reconocer el nivel académico e intelectual de los nuevos mandos militares y del resto de la oficialidad lo hago no porque nadie me pidiese que lo hiciera, sino por constancia personal por haber sino uno de sus múltiples profesores. José Martí decía “Honrar, Honra”.