Perspectivas del euro ante un entorno político incierto en Europa

FERNANDO ÁLVAREZ BOGAERT

I/II
Dedicado a Mercedes Méndez de Maruschke, con el mayor afecto

Recientemente publicamos un artículo titulado “Europa hoy”, en el que establecimos las tendencias político–económicas de gran parte de Europa a causa de una guerra sociocultural y un notable crecimiento del populismo. A raíz de esta situación, vemos que las expectativas del euro, como moneda, podrían verse afectadas. Dedicamos este artículo a las perspectivas del euro.
Según informaciones oficiales, el euro es la moneda comunitaria vigente en 19 de los 28 Estados miembros de la Unión Europea desde 2002. Unos 340 millones de ciudadanos viven en los 19 países de la Eurozona. Además, más de 210 millones de personas alrededor del mundo usan monedas ligadas al euro, incluyendo más de 182 millones de africanos. Nueve países de la Unión Europea no han adoptado la moneda única. El euro es la segunda moneda de reserva, así como la segunda más negociada en el mundo, después del dólar estadounidense, por eso es de gran relevancia esta situación para nuestro país.
Ahora, para que una moneda pueda ser considerada como reserva global debe mantener, firmemente, la confianza como medio de pago y reserva de valor. Oficialmente, desde 1943, el dólar estadunidense ha sido la reserva global por excelencia, representando para el 2017, el 62.7% de las reservas del mundo. Cuando el euro se introdujo, en 1999, reemplazando al marco y a otras monedas europeas, heredó el estatus de gran moneda de reserva del marco. Desde entonces su contribución a las reservas oficiales se ha incrementado continuamente, puesto que tanto China como Rusia quieren diversificar sus reservas, a consecuencia de la expansión del comercio en la zona. Algunas de las potencias emergentes han mostrado el impacto que podrían generar sus posiciones frente al dólar estadounidense, mientras otras comienzan a posicionar su moneda como reserva global.
Recientemente, se reveló que tanto China como Japón reducirían la compra de bonos del Tesoro de los Estados Unidos. El efecto inmediato de esta posible acción se tradujo en la disminución del precio de los bonos del Tesoro de dos años de madurez. Al poco tiempo, las autoridades monetarias asiáticas desmintieron esta información y los precios retornaron a su posición anterior. Cabe destacar que China y Japón son los mayores poseedores de deuda estadounidense.
Uno de los principales inconvenientes a los que se enfrenta el euro es, justamente, su naturaleza: ser una moneda única para varios países y bajo un mismo Banco Central. Esto implica que las naciones que han adoptado el euro como su moneda de circulación tienen que luchar con la hegemonía de una política monetaria única, elegida por el Eurosistema, perocon distintas políticas fiscales, lo que dificulta la operatividad de algunos miembros en relación con el impacto que la política monetaria ejerce sobre la inflación,el desempleo y la desigualdad y establece una contradicción estructural importante en el sistema del euro.
Otro factor que incide en el impacto del Euro, como moneda única, es la forma adoptada en su creaciónpara establecer la cotización y el valor del Euro: se tomaron de referencia el conjunto de monedas que se estaban integrando, las mismas eran muy disímiles y con valoraciones diversas, por lo que la cotización del Euro quedó subvaluada con relación al Marco Alemán y sobrevaluado en lo relativo a las demás monedas, esto le otorgaba, inmediatamente,una ventaja competitiva enorme a Alemania.
Finalmente, hoy en día, Europa está pasando por un proceso de incertidumbre político y económico y, en los últimos 5 años, se ha acentuado el malestar cultural, social y económico, afectando la cohesión en los países de Europa, debilitando la capacidad de una respuesta ágil ante una emergencia súbita. Sin embargo, en el último año y medio se observa una mejoría económica moderada, pero, por debajo de los crecimientos antes del inicio de la crisis del 2008. ¿Es posible avanzar, a mediano y largo plazos, en el plano social, económico y político de la Unión Europea sin una reforma de los actuales tratados y sin una mayor integración política? Esta es una pregunta fundamental que procederemos a contestar el próximo artículo.


COMENTARIOS