Pertinencia de las relaciones diplomáticas con China Popular

Mercedes Castillo.
Mercedes Castillo.

La historia y la realidad socioeconómica dominicana y del mundo, obligaron al gobierno a romper las relaciones diplomáticas por más 70 años con Taiwán,y a su vez, establecer relaciones diplomáticas con China Popular, reconociendo que sólo hay una China.

Lo anunciado por el gobierno de Danilo Medina, es bien visto por diversos sectores de la vida nacional, especialmente,económicos y de poder de la República Dominicana, que previamente fueron consultados, y quienes de inmediato dieron su respaldo.

Previo al anuncio, el gobierno comunicó a Taiwán su decisión de romper las relaciones diplomáticas, agradeciéndole su cooperación de muchos años al desarrollo de varios programas..

Taiwán expresó su indignación ante la ruptura, acusando a República Dominicana de unir lazos con China Popular bajos promesas de préstamos de 3 mil millones de dólares, cosa negada por el presidente Danilo Medina.

Lo cierto es que la República Taiwán China, hizo muchos grandes aportes al desarrollo de diversas áreas de la sociedad, reconocido por el propio gobierno, pero el momento histórico, sin dudas indicaba al Estado dominicano ,que si no lo hacía, le iría peor. Así de simple.Ya
no podía esperar más tiempo para establecer dichas relaciones diplomáticas con la China Popular.

Realmente, no establecer dichas relaciones era una falta de visión y tacto en el ajedrez político-económico mundial, regional y local.Es de alguna manera ponerse a tono con lo que está ocurriendo en estos momentos con la geopolítica, en donde la República Dominicana es la principal economía del Caribe, además de estratégica,elemento atractivo para la segunda economía del mundo, China Popular, que cada día, fortalece sus vínculos en Centroamérica y el Caribe, quien mejor que nuestro país.

Es lo que ocurre en diversos ámbitos de la vida y de la sociedad.Se sacrifican cosas buenas a cambios de otros beneficios estratégicos a corto y largo plazo.

Algo parecido pasó con las relaciones con Taiwán, unas relaciones de más 70 años, fructíferas, pero ya no satisfacía las aspiraciones del presente y del futuro del país.Por demás, satisfizo un viejo anhelo de amplió sectores de la sociedad.

Es algo doloroso por la cercanía de tantos años y múltiples aportes,pero la dinámica de la segunda economía del mundo no dejó otro camino . Sin dudas, son pertinentes las relaciones diplomáticas con China Popular, al mismo tiempo, de expresarle nuestra eterna
gratitud a Taiwán.

“China es hoy la segunda economía global y su base manufacturera y exportadora es líder mundial”….

Así las cosas, la realidad pudo más que el amor de muchos años.Algo cruel, pero, sucumbe o te salva.


COMENTARIOS