Perú da una gran bienvenida al papa Francisco

A1

El papa Francisco llegó ayer a Perú en una visita oficial y apostólica de tres días, que le deparó un recibimiento apoteósico de feligreses que le dieron la bienvenida por las calles que recorrió hacia la Nunciatura Apostólica de Lima, donde descansará antes de viajar el viernes hacia la Amazonía.
Los católicos de Lima, ciudad que hoy cumple 483 años de fundación, se volcaron en masa para recibir al pontífice, que llegó al aeropuerto internacional a las 16.32 hora local (21.32 GMT), procedente de la ciudad de Iquique, en Chile, país que visitó en la primera parte de su sexta gira pontificia por Latinoamericana. El papa recibió la bienvenida a pie del avión del presidente de Perú, Pedro Pablo Kucyznski, y, tras un acto protocolario con autoridades, partió hacia a la residencia de la Nunciatura Apostólica, en el distrito limeño de Jesús María. En el inicio del recorrido una mujer logró romper el cordón de seguridad para entregar unas flores al pontífice, que las recibió entre la alarma de los cuerpos de seguridad. Otro incidente se produjo instantes después, cuando unos periodistas se acercaron al vehículo del papa a la salida del aeropuerto para hacerle unas preguntas, lo que obligó a policías a correr y bloquear con sus cuerpos el vehículo.
La comitiva papal fue aclamada luego por una multitud que ocupó a lo largo de kilómetros todas las avenidas y calles que recorrió desde el aeropuerto, en la provincia limeña del Callao, hasta la avenida Brasil, en el distrito de Magdalena del Mar. En ese lugar, Francisco dejó el vehículo, saludó a autoridades como el alcalde de Lima, Luis Castañeda, y abordó por primera vez el papamóvil, en el que estuvo acompañado por el cardenal peruano, Juan Luis Cipriani.