Piden condenar a Vivian Lubrano en apelación Baninter

http://hoy.com.do/image/article/147/460x390/0/04E9966F-5545-46D9-A5B1-C749763FDCE8.jpeg

SORANGE BATISTA
[email protected]
Con la petición de seis años  de prisión para la ex vicepresidenta del Banco Intercontinental (Baninter), Vivian Lubrano de Castillo, inició ayer la fase de apelación del caso Baninter, cuyo fraude envuelve la suma de RD$74,000 millones.  

El pedido fue formulado tanto por el Ministerio Público (MP)  como por la parte Civil, primeros en exponer en el primer día de debates  matizado  al final por un incidente.

La jornada comenzó a las 10:20 de la mañana cuando los jueces de la Tercera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional,  subieron al estrado y solicitaron al MP presentar sus alegatos.

El fiscal Francisco García de la Rosa expuso que la participación de Lubrano de Castillo en el sonado fraude fue similar a la de Marcos Báez Cocco, condenado a 8 años por violación a la Ley Monetaria y Financiera,  debido a que ésta era miembro  del consejo de directores del Baninter, vicepresidenta ejecutiva y asistente personal del principal acusado, Ramón Báez Figueroa.

Pidió al tribunal, presidido por el doctor Ignacio Camacho e integrado por las juezas Wendy Martínez y Nancy Joaquín, que Lubrano de Castillo fuera declarada culpable de haber cometido los  crímenes de ocultar, adulterar y abuso de confianza en perjuicio de la sociedad y el Estado dominicano.

Solicitaron ser   condenada a seis años de prisión y al pago de RD$1,500,000 de multa y que, al momento de dictar la sentencia, le sea dictada como medida de coerción impedimento de salida sin autorización previa.

Banco Central. La parte civil compuesta por el Banco Central y la Superintendencia de Bancos inició sus motivaciones con el doctor Carlos Salcedo.

    En representación del Banco Central, el abogado pidió que Lubrano de Castillo sea condenada a seis años de prisión y al pago de RD$45,469 millones en reparación de daños al Banco Central, RD$50 millones a la Superintendencia de Bancos y RD$18,743 millones al Baninter.

A esta exposición siguió la  defensa de Lubrano de Castillo, para lo que su abogado, Rolando de la Cruz solicitó presentar un video de pruebas testimoniales. El pedido fue rechazado tanto por el MP como por la parte Civil y se produjo un incidente que llevó al tribunal a deliberar.

A su regreso los magistrados decidieron rechazar la presentación de las pruebas y recesar hasta mañana para escuchar la defensa.

Atenta y sin los libros de oración

La imputada Vivian Lubrano de Castillo escuchó atenta cada uno de los alegatos en su contra, pero esta vez sin los libros de oración con que se presentó al Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional, el 21 de octubre del año pasado.

 Acompañada de familiares Lubrano de Castillo se presentó al viejo edificio de la Procuraduría, donde está ubicada la Tercera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional.

Llegó luego de Marcos Báez Cocco y casi al mismo tiempo que Luis Alvarez Renta. Ramón Báez llegó más tarde en compañía de su esposa Patricia de Báez.

En los alrededores del viejo edificio de la Procuraduría fue interrumpida la circulación vehicular, mientras que la revisión a la entrada del  edificio era más estricta de lo normal.

La sala de audiencias fue reacondicinada y dotada de quipos para la presentación en Powerpoint de los abogados, quienes preestablecieron las jornadas de trabajo previo al inicio del juicio.

 De acuerdo con una agenda las audiencias se realizaran desde las 9:00  de la mañana hasta las 6:00 ó 7:00 de la noche.

El público asistente a la primera audiencia de la fase de apelación fue bastante reducido, limitado a los implicados, sus abogados y algunos familiares.

Para mañana se espera que los abogados de Lubrano de Castillo refuten los alegatos del Ministerio Público y la Parte Civil, para dar paso a las exposiciones contra Báez Figueroa, en los días subsiguientes y de acuerdo al orden establecido continuarán con Luis Alvarez Renta y finalmente  con Marcos Báez Cocco.


COMENTARIOS