Piedras y rocas en el camino…

13_09_2017 HOY_MIERCOLES_130917_ ¡Vivir!2 C

A lo mejor quieres darle un giro total a la ambientación de tu jardín: deseas crear diversas áreas como senderos y caminos; colocar fuentes, estanques, banquetas… y dividir las plantas por especie, pero no cuentas con mucho espacio.
¿Una buena idea? valerte de elementos para marcar las áreas de tu jardín que además te permitan ampliar la percepción visual.
Puede que lleguen a tu mente materiales artificiales como plástico, metal o asfalto para delimitar cada rincón, pero es recomendable que optes por bordes naturales. La propia naturaleza ofrece una de las principales herramientas delimitadoras para el jardín: las piedras y rocas.
Estas constituyen piezas decorativas en sí mismas y, además, resultan útiles para separar senderos y caminos, reducir la erosión del suelo y conservar la humedad.
Ofrecen, además, una amplia gama estética según su tamaño, color, forma y otras características.
Para una apariencia más natural, es preferible que no sean uniformes, así que elige piedras de formas disparejas y de diferentes estilos que aporten un toque más natural.
Tipos. El uso de piedras blancas es una de las alternativas más utilizadas por su valor estético y por ser muy resistentes a los cambios climáticos. Puedes utilizarlas para dividir variedades de plantas.
Para los senderos, puedes emplear rocas y piedras de distintos materiales; sin embargo, una de las opciones más prácticas es hacer las divisiones del jardín de grava, gravilla o cantos rodados pequeños.
En el mercado se vende grava de distintos colores, lo cual te permite elegir el que más te guste y personalizar cada rincón de tu soñado jardín.


COMENTARIOS