Pintura y cacao dominicano en concurso de arte

18_08_2018 HOY_SABADO_180818_ ¡Vivir!2 C

La Bienal Nacional de Artes Visuales y el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes son los dos certámenes mayores de arte dominicano que suelen interesar a cientos de artistas cada dos años, pero, felizmente, en la última década se han ido celebrando con frecuencia concursos de pintura dirigidos a los jóvenes, y sus resultados han sido muy positivos, tanto por el nivel y el número de participaciones como por su estímulo creativo y económico, cuando la condición del artista plástico suele estar en crisis permanente…

Acaba de convocarse el Primer Concurso Nacional “Pinta el Cacao Dominicano”, organizado y sufragado por el grupo Conacado, un núcleo de empresas que producen, procesan y difunden –nacional e internacionalmente– el cacao dominicano. Se trata de una riqueza agrícola considerable, y nos llena de orgullo su reputación en Europa, generando el cacao dominicano golosinas y chocolates exquisitos… que señalan su origen: “hecho con cacao orgánico de la República Dominicana”. ¡Una reputación ya establecida!
El Ministerio de Cultura está asociado al evento; la Galería Nacional de Bellas Artes coordina el concurso, y los esperados resultados coincidirán con el Día Internacional del Cacao.
“Del cacao al arte”. El concurso tiene como características esenciales que pueden participar artistas dominicanos de cualquier edad a partir de 18 años y que los premios son atractivos. La categoría estipulada es la Pintura y los concursantes presentan una sola obra, eligiendo entre tres formatos: 24 x 30 , 30 x 40, 40 x 50 pulgadas.
El reglamento figura en las redes sociales y se ha editado un folleto disponible en la Galería Nacional de Bellas Artes.
Esta publicación, muy completa, explicativa, normativa, también relata históricamente el esplendor y los créditos pluriseculares del cacao –vocablo de origen maya–. Los indoamericanos valoraban el cacao, real y míticamente, y Hernán Cortés lo llevó a España…
Consideramos que esta temática, que forma parte de la identidad cultural y el patrimonio dominicano, motiva particularmente a los artistas. “Pinta el Cacao Dominicano” sustenta, de manera espontánea, una formulación nacional dentro de la concepción abierta y la amplitud estilística de hoy. Además de la gastronomía y una proyección esencial de “lo nuestro”, no descartamos el aspecto ecológico y la preocupación por la naturaleza, prioritaria y presente, gracias a la percepción y la creatividad de los artistas, en la expresión pictórica de hoy.
Es una auténtica campaña –a través del árbol y la fruta del cacao, sus semillas, su realidad, su magia y alegoría en el chocolate– ¡e integra el arte a una valoración conjunta del desarrollo dominicano! Recordamos una afirmación del inmortal Constantin Brâncusi: “No es solo la forma exterior que es real, sino la esencia de las cosas.”
Es evidente que las obras seleccionadas y premiadas estarán expuestas, en distintos espacios y lugares del país –especialmente en San Francisco de Macorís–. Y si las obras se distinguen por su alta calidad, conceptual, técnica y estética, mostrarlas en el exterior, como metáforas del afamado cacao dominicano, materializaría un hermoso sueño…


COMENTARIOS