“Piratería Satelital” un mal incontrolable en República Dominicana

Reynaldo Hernández.

“Antes de la llegada formal de los servicios de televisión de suscripción por parábola, República Dominicana era uno de los países más avanzados en el oscuro mercado de la piratería satelital. SKY fue la primera empresa de satélite en el país en 2007; su objetivo principal era competir con las empresas de “cables” locales, las cuales carecían de una cobertura a nivel nacional. No obstante, la señal de Dish Network, una de las principales corporaciones norteamericana dedicada al mercado de la televisión de pago, era comercializada ilegalmente por los piratas desde mucho más de una década.

En ese contexto República Dominicana ocupa el tercer lugar entre las naciones como mayores niveles de piratería satelital en la región, al registrarse más de un 17% de las conexiones ilegales, según revela la firma consultora MT Group. Dicha problemática afecta sensiblemente el desarrollo de las empresas formales dedicadas al referido servicio y como efecto dominó los ingresos del Estado.

La problemática no es exclusivamente de los dominicanos. Siete millones 800 mil hogares utilizaron señales no autorizadas por la televisión rentada en los 7 principales mercados de América Latina durante 2014.El 59.5 de esa piratería era satelital y se prevé que la cifra se eleve a ocho millones 500 mil casas en 2018, de acuerdo a un reporte de Dataxis.

Las compañías dominicanas pierden anualmente al menos 60 millones de dólares, excluyendo la piratería via satélite y el robo de internet, irregularidades que podrían acrecentar las pérdidas de ese sector, al margen de un marco legal carente de voluntad política.

En la República Dominicana existen instrumentos legales referidos a la materia, tales como las leyes General de Telecomunicaciones No. 153-98, sobre Derecho de Autor No. 65-00, y la Ley de Propiedad Industrial No. 20-00.
Previo a la entrada de Sky, Telecable Nacional fue la primera compañía dedicada a la televisión de paga en 1982. Además fue la pionera en introducir la señal digital, en alta definición, agrupar los canales por bloques temáticos, e integrar el internet a su plataforma. Estos atributos lo convirtieron en el servicio de cable más importante del país. Después Telecable Nacional fue asumida por “Tricom”, y su nombre comercial cambió a “Telecable de Tricom”.

En esos momentos las conexiones ilegales se producían directamente al cableado, pero había un grupo de individuos que preferían explorar la televisión a través de parábolas, usando decodificadores legales para canales libres (Free to air), pero esa situación facilitó la propagación de la piratería, gracias a su fácil acceso y modificación de sus valores de fábrica.

Con el desarrollo de las telecomunicaciones y los avances tecnológicos también se han desarrollado y creado nuevas modalidades de delitos, sobre todo la piratería de señales satelitales. Los Estados han entendido la importancia de la cooperación internacional como herramienta eficaz en la protección del derecho de autor. En ese aspecto la nación asumió el Convenio sobre Distribución de Señales Portadoras de Programas Transmitidas por Satélite, mejor conocido como el “Convenio de Bruselas”, uno de los Tratados Internacionales administrados por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Cómo funciona la piratería satelital

Con la llegada de los decodificadores denominados“FTA” (Free To Air) los usuarios podían ver decenas de canales gratis vía satélite. Además las compañías de tv por cable recibían la señal a grandes distancias de diversos canales sin perder la calidad. Los usuarios y productores de las referidas cajas, modificaron la configuración inicial al introducir actualizaciones con la finalidad fraudulenta de romper los códigos de seguridad de los canales de suscripción. Previamente se direcciona la parábola al satélite de preferencia.

Existen varios procesos para para desencriptar las imágenes, entre los más populares se encuentran el “Cardsharing” y el “IKS” (Internet Key Sharing) , este último requiere la conexión a internet. Actualmente con el incremento de la calidad de la velocidad de internet, además se comercializan canales por iptv de forma ilegal.

Otros beneficiarios son los creadores de las claves de desbloqueo de la señal, quienes se mantienen en el anonimato pero reciben ganancias por dicho servicio. Aunque se ofrece garantía de estabilidad de la señal, la misma no puede ser garantizada por los constantes cambios en la seguridad de la señal de origen. Otro tipo de piratería sucede cuando las empresas de cable emiten una señal no autorizada sin el cliente legal enterarse.

Recientemente Tricom lanzó su servicio de televisión por satélite, pero anteriormente Sky, Claro y Viva, brindaban dicho servicio a nivel nacional. Dicho sector cuenta con la mayor carga impositiva (30%).

El Estado debe ofrecer un mayor interés en reducir la piratería satelital para garantizar la seguridad jurídica de los actuales y futuros negocios de las telecomunicaciones. Además dar fiel cumplimiento a los tratados internacionales en la materia. Es necesario que se imponga la voluntad de hacer cumplir la ley.


COMENTARIOS