PLD: gran decepción nacional

Ubi Rivas.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es la gran decepción nacional por los motivos irrefutables que desgloso.
En tres períodos constitucionales del presidente Leonel Fernández, 12 años, y dos del presidente Danilo Medina, ocho años, para un total de 20 años, el PLD ha demostrado una palmaria incapacidad para superar los reiterados anhelos y exigencias del contribuyente, que paga el Presupuesto.
El PLD no ha resuelto la cronicidad de deficiencia energética que padecemos los dominicanos desde hace 40 años, y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), tampoco.
El PLD no ha superado la tortura del congestionamiento del tránsito en la capital ni en Santiago de los Caballeros, los estresantes tapones, ni el PRD tampoco, con la diferencia de que cuando el PRD gobernaba, el parque vehicular era menor.
La delincuencia aterra como nunca, sin control ni planes concretos para frenarla.
El PLD ha consentido haitianizar a niveles que atentan contra la soberanía nacional de más de dos millones de haitianos ilegales, compitiendo puestos de trabajo a los dominicanos, tolerando la vulneración de la frontera, propiciando el enriquecimiento de los militares.
Cuando se inquiere a un joven estudiante o graduado de cualquier universidad si en la Unión Europea, Canadá o Estados Unidos le otorgan una residencia, todos demuestran vehementes que se van y no vuelven más, porque aquí no hay futuro, quedándonos en el país menos de cuatro millones.
Eso dice la juventud, precisando que las posiciones bien remuneradas en el sector público son para las amantes de los jefes departamentales y ministros y activistas, un vuelco conceptual de “Servir al partido, para servir al pueblo”, por Servir al partido para servirse.
Si añadimos la corrupción más escandalosa de 174 años de tránsito republicano, completamos el fracaso del PLD.
¿Escogeremos seguir en 2020 al PLD?
¡Masoquistas!


COMENTARIOS