¿Podría ser un racismo cultural?

Por supuesto, la cosa no está clara. Y en este asunto de las preferencias, las cosas andarán siempre no muy parejas, no muy pasteurizadas. Pero ahora estamos viendo una bella mulata americana entrando a la familia real británica.
Ciertamente, la belleza y el arte se abren paso siempre. Amén de que a la corona inglesa muy bien le viene ahora ese airecito fresco.
Pero ese no es el tema de hoy. Borre lo anterior si quiere. Los economistas, financieros y otros técnicos llaman Estados fallidos a esos lugares o naciones de donde muchos de sus habitantes huyen. Huyen, con frecuencia arriesgando sus vidas en el trayecto, a lugares donde podrían alcanzar una vida mejor. Los que quedan, suelen defecarse en la madre de los que gobiernan, cuando se les va la electricidad o el agua, o algún pariente está amenazado por la Mara Salvatrucha.
Estados Fallidos. Yo creo que el presidente Trump conocía el término, y posiblemente lo había usado otras veces. Pero esta vez, como ocurre cuando el martillo en vez de la cabeza del clavo cae sobre su dedo y usted no usa entonces un término técnico, el hombre, precisamente conocido por su espontáneo y robusto desenvolvimiento oral lanzó la frase, por cierto muy corriente entre muchos de nosotros: países de M+++da.
Lo otro es el asunto de los noruegos. Pero, hágame el favor, no se moleste demasiado porque Trump prefiera un noruego a un haitiano o a un salvadoreño.


COMENTARIOS