Política y pelota

Los dominicanos somos apasionados con la política y con la pelota. Es sorprendente y deleita a nuestros visitantes la capacidad de análisis que exhibe el criollo y la espontaneidad con que expone sus criterios cual docto especialista en la materia.
No importan las diferencias sociales, políticas, económicas o educacionales. Desde el más humilde obrero hasta el encumbrado “tutumpote”, licenciado, analfabeto, doctor o maestro, todos pueden ser analistas deportivos o políticos en cualquier escenario.
En las últimas semanas, la pelota ha relegado a la política y en las calles, colmadones, drinks, hogares y transporte público, el tema obligado es la pelota y el recién finalizado campeonato de Béisbol Invernal en el que las Águilas del Cibao se alzaron con la victoria.
Las “cuerdas”, que siempre han existido, tienen ahora una divulgación masiva gracias a los medios electrónicos que se prestan a una guerra de “memes” de uno y otro bando revelando el talento creativo del dominicano tanto en la adversidad como en la victoria.
Los eternos rivales Tigres del Licey y Águilas Cibaeñas arribaron a una emocionante serie final, dejando atrás a equipos de gran ofensiva y calidad. Todos muy buenos, pero con menos suerte en la ocasión.
La jornada resultó interesante a pesar de los repetidos errores de los árbitros y el controversial y novedoso estilo narrativo de Franklin Mirabal que despertó simpatías en algunos liceístas y rechazo entre los aguiluchos.
Ahora nos queda, felicitar a los campeones y a sus dignos contrincantes, olvidar las rivalidades internas y apostar al equipo criollo que con los refuerzos de lugar, regresará con la corona de campeones de la Serie del Caribe para satisfacción del pueblo dominicano.