Ponemos candados después que nos roban

El caso de la llamada laguna de La Ciénaga, en Los Alcarrizos, es un típico ejemplo de un comportamiento público irresponsable que muestra la ausencia del Estado de los lugares donde debe estar.
El hecho es ahora ampliamente conocido por la opinión pública. Una cancha que se convierte en una “laguna” que sirve de criadero del mosquito que trasmite la malaria. La cancha está en la vecindad de una escuela a la que asisten cientos de estudiantes. El brusco cambio de cancha de jugar volibol y baloncesto a “laguna” es muy conocido en el lugar, porque se repite una y otra vez cada vez que llueve.
Una nota de prensa de Salud Pública lo explica de esta manera: “Se trata de una cancha deportiva que cuando llueve en la zona se convierte en una laguna que permanece con agua durante días, lo que provoca que se convierta en un criadero del mosquito transmisor de la enfermedad”.
Pero ninguna entidad pública se dio por enterada de este hecho, a pesar de que ocurría con relativa frecuencia. Ni el cabildo de Los Alcarrizos ni Salud Pública ni el Ministerio de Medio Ambiente. Fue necesario que apareciera un brote de malaria para que sonara la alarma de los medios de comunicación social. Hasta la fecha las autoridades sanitarias han detectado 178 casos sospechosos de malaria, 20 de los cuales quedaron confirmados. Es claro que los habitantes de Los Alcarrizos, Juan Guzmán, en Manoguayabo, Villa Verde, La Ciénaga, Villa los Cocos y Tanque Azul viven sin protección estatal, por lo menos en el área sanitaria.
Como suele ocurrir en nuestro país, después de una negativa oficial o la minimización del hecho denunciado, las autoridades han corrido, siempre detrás de los acontecimientos y, con la ayuda de la Armada Dominicana, han limpiado la “laguna”. Ponemos candados después que nos roban.
El Estado dominicano requiere que las instituciones que lo integran sean vigilantes, fiscalizadoras, previsoras, sensibles ante las necesidades de las comunidades y de las personas que las integran. Que la sobredimensionada burocracia sea empleada con eficiencia y que cada cual haga lo que tiene que hacer.