Por el éxito del plan de seguridad

El Gobierno ha retomado la opción policíaco militar para atacar los altos niveles de inseguridad ciudadana. Aspiramos a que esta fórmula, que según se anticipa tendrá carácter permanente, logre el objetivo con un mínimo de molestias innecesarias para la gente de trabajo, que tiene sus documentos en orden y que coopera en el momento en que se les detiene en un retén. Los ciudadanos que están en buenas con la ley no deberían ser objeto de trato descortés ni retenciones injustificables.
Mucha gente que se gana la vida con una motocicleta, en el transporte de pasajeros y otros servicios, debe tomar en cuenta la necesidad de tener al día toda la documentación que demuestre que el vehículo es propiedad legítima. Pero las autoridades en los retenes también deberán diferenciar el trato para quienes andan por las reglas y quienes las violan. El Gobierno debe evitar en lo posible la instalación de puestos de chequeo en zonas sin iluminación.
En vista de que la inseguridad nos afecta a todos, estamos en el deber de colaborar con el éxito de estas operaciones que, repetimos, deben representar un mínimo de molestias para los ciudadanos de buen comportamiento. Suponemos que estas operaciones estarán fortalecidas con tareas de inteligencia a lo interno de los barrios que permitan detectar y neutralizar focos de delincuencia. Apostemos al éxito del plan.

 

Productividad y alza salarial

El alza del 20% al salario mínimo aprobada ayer está por encima de la proporción de 9% que ofrecía el sector empresarial tomando en cuenta la inflación acumulada. Ahora, por razones de todos conocidas, falta ver qué hará el Gobierno para hacer que el empresariado cumpla con ese aumento. Los empleadores propusieron un aumento basado en Índice de Precios al Consumidor (IPC), en vez de la tasa acumulada de aumento de la productividad, un factor que sí toma en cuenta el esfuerzo del trabajador en la producción de ganancia para las empresas.
Aspiramos a que los empresarios acojan de buen grado el aumento aprobado ayer, y que hagan valer así la convicción que dicen tener, de que es necesario mejorar la capacidad adquisitiva del trabajador compensando su contribución a la productividad.

 


COMENTARIOS