Por sus hechos los respaldaréis

Eusebio Rivera Almodóvar

Julio Martínez Pozo es mi amigo y aunque lo que sigue podría estar sesgado por el afecto, está dirigido especialmente a quienes en estos momentos se han declarado sus adversarios y/o enemigos, no para que simplemente cambien de parecer, cosa poco probable, sino para que mitiguen, en la medida de lo posible, sus pasiones adversas:
De Martínez Pozo sé desde el año 1991 en que fui honrado por los médicos eligiéndome dentro de la directiva que encabezó la doctora Altagracia Guzmán Marcelino y él trabajaba en la oficina de relaciones públicas de la Asociación Médica Dominicana y, desde ahí hasta hoy, solamente puedo dar testimonio de las cualidades y calidades que públicamente ha exhibido como persona y profesional de la prensa y, sobre todo, fe de que ha sido un perenne luchador por su propia superación en ambos campos y ha sido recompensando por un éxito no frecuente en nuestra sociedad para los que trabajan honradamente apoyados solamente en su esfuerzo y motivados especialmente por el amor a/y de sus familiares.
Como cualquier ser humano, Martínez Pozo habrá podido cometer errores, pero el volumen de sus méritos minimiza ante mí y creo que frente a todos sus amigos, el posible peso de sus probables fallos. No lo soy, pero si fuese abogado no vacilaría en ofrecerle mis servicios gratuitos a este amigo, que, sin ocultar sus inclinaciones y preferencias políticas, responsablemente ha estado al lado de las mejores causas y, con esa sola justificación, resultaría fácil lograr un veredicto favorable, porque como dice la biblia en Mateo 7:16 “por sus frutos los conoceréis” y yo, firmemente recalco: Por sus hechos los respaldaréis.