Por un reencuentro de expecedeístas

El Partido Comunista Dominicano (PCD), definido por el Dr. Joaquín Balaguer como una organización marxista leninista, compuesta por una élite de intelectuales revolucionarios que tenía en sus filas figuras como el asesinado periodista Orlando Martínez, Emma Tavárez Justo, Narciso Isa Conde, José Israel Cuello entre otros, fue disuelto por una decisión que todavía no entendemos, pero que sus principales ideólogos han explicado.
Por una razón biológica han ido desapareciendo los dirigentes, cuadros y brillantes profesionales, muchos de ellos graduados en universidades de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas, y el último de ellos fue el querido ex compañero Damián Jiménez, cuya madre fue mi vecina por muchos años en el Ensanche Ozama. Aunque las circunstancias y el destino nos ha alejado a muchos de nosotros, todavía queda la nostalgia y el recuerdo de haber participado en las luchas democráticas del país, especialmente en aquellos difíciles y tormentosos 12 años del régimen balaguerista.
Personalmente debo gran parte de mi formación política a dos formidables dirigentes del PCD en Barahona: Raúl Cuevas, que después de viejo se hizo profesor universitario, y Lamberto Reyes que decidió irse del país en búsqueda de nuevos horizontes.
Los que claudicamos haciendo vida partidaria en el viejo modelo y los que aún se mantienen firmes en el ideario socialista como es el caso de Narciso Isa Conde, deberíamos juntarnos en una especie de reencuentro de confraternidad y pasar revista a aquellas gloriosas luchas en las que todos de una u otra manera nos jugamos la vida.