Porque, no es mejor la propina

3 de 3
Los casos de malos servicios y desatención de mayor importancia se registran en restaurantes, donde al costo del consumo se añade el 10% legal de propina, 18% del ITBIS más el 10% adicional, aun cuando el servicio ofrecido sea pésimo, lo cual asciende a un 20% ó 30% de la factura y sin embargo con esto no obtenemos un mejor servicio, todo lo contrario, es pésimo.
Cuando se habla de la atención que reciben los ciudadanos en las oficinas públicas donde no hay obligatoriedad de propinas, es cosa de perder la paciencia, porque los empleados públicos y sus jefes y jefecillos no acaban de entender, que nosotros somos los que contribuimos para pagar sus sueldos, viáticos, sus carros, sus choferes, etc., debemos gozar del privilegio de ser bien atendidos.
También existe este problema a nivel de la empresa privada, donde por lo común las recepcionistas, secretarias, telefonistas contestan las llamadas que hacen a sus jefes en forma incorrecta y con demasiada descortesía, y por lo común impiden comunicaciones que son importantes, por no dar paso a las llamadas, llegando la situación en ciertas empresas que para conseguir comunicación es una proeza y, si se logra, constituye un verdadero triunfo.
Donde resulta más asequible obtener comunicación y buena recepción, es solamente en algunos bancos, porque son muy exigentes con su personal y donde abundan personas con un grado de educación y formación humana de una calidad, que podríamos decir fuera de serie y donde además el personal da un servicio por lo regular de buena gana, porque recibe mejor paga, por eso ven cómo sus clientes aumentan cada día en función de la calidad del servicio.

Hacemos a nuestros servidores públicos y privados, un llamado para que corrijan malos hábitos de servicio,


COMENTARIOS