Presas del país siguen recibiendo grandes volúmenes agua

La presa Tavera, de Santiago

Las presas del país siguen recibiendo grandes volúmenes de agua de las cuencas en donde están ubicadas y se continúa aplicando el protocolo establecido para época de huracanes.
El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi) informó que desde hace días las instituciones que integran el Comité de Operación de Presas y Embalses (Copre), han adoptado medidas preventivas en lo que respecta al manejo de esas infraestructuras a nivel nacional.
Entre las principales presas del país, figuran Tavera, Sabaneta, Monción, Rincón, Hatillo, Jigüey, Valdesia, Sabana Yegua, Sabaneta y Bao.
El Indrhi informó además que residentes en La Vega afirmaron, que la construcción del proyecto El Riíto evitó que se produjeran serias inundaciones en sectores de esa ciudad, producto de las fuertes precipitaciones del huracán María. Recordó que el Gobierno realiza el proyecto a través de diferentes instituciones de las que forma parte ese organismo.
Además, los veganos señalan que aunque los trabajos no han sido terminados en su totalidad, ya se observan los beneficios del proyecto. Agregaron que además del encajonamiento de unos ocho kilómetros de El Riíto, el plan incluye la construcción de un parque longitudinal, apartamentos para alojar a familias desalojadas de algunas áreas de influencia del afluente, canchas deportivas y otras obras de interés social.
Los barrios más beneficiados con el proyecto son San Miguel, Nápoles, San Martín, Villa Francisca y Primavera, entre otros, que antes tenían que ser evacuados. Moradores de La Vega recordaron que antes de la ejecución del proyecto, los residentes en esos sectores se veían forzados a abandonar sus casas, que se llenaban de agua. Señalaron que esta es la segunda ocasión en la que se producen grandes precipitaciones y citaron las ocurridas en noviembre y diciembre del 2016, que también pusieron a prueba la capacidad de los trabajos, destacando que en esta oportunidad las lluvias fueron más abundantes y los barrios no se inundaron. Dijeron que resulta increíble pensar que con la abundante agua que llevaba el río Camú, la gente de esos barrios pudieran dormir en sus casas.


COMENTARIOS