Prevención de caries dental

Importante, un correcto cepillado

Como ya se ha mencionado, los procedimientos más utilizados para la prevención de la caries dental se pueden agrupar en cuatro:
Aplicación de flúor. Este tratamiento para los dientes puede ayudar a prevenir las caries, reducirlas o evitar que se empeoren. Puede ser en gel o en barniz con elevada concentración de flúor.
El flúor en gel se aplica mediante cubetas ajustables a las arcadas dentales. Se utiliza FN a al 2 % con una concentración de 9040 ppm de F o geles de fluorofosfato acidulado al 1.2 % con un contenido de 12 000 ppm de F.
El barniz de flúor se aplica sobre la superficie de los dientes con un pincel. Contiene un 5% de FNa, lo que supone una concentración de ion F del 2.26 %. Se aplica de dos a cuatro veces por año depende del riesgo a caries del niño.
El cepillado. Antes de que erupción de los primeros dientes se debe empezar con la estimulación oral para acostumbrar al bebé a la manipulación de la boca e instaurar un hábito precoz. Esto debe hacerse una vez al día, aprovechando el momento del baño. Durante esta etapa puede utilizar dedales de silicona o una gasa humedecida en agua.
Según las investigaciones más recientes, las pastas con menos de 1000 ppm no parecen ayudar en la prevención de la caries dental, pero en niños pequeños el riesgo de ingestión de pasta dentífrica es muy alto. En menores de 2-3 años el cepillado deben realizarlo los padres, para hacerlo progresivamente el propio niño. Las recomendaciones clínicas para el uso de pasta de dientes con F son las siguientes:
• Hasta los dos años se recomienda la pasta que puede ponerse como “raspado o mancha sobre el cepillo” de pastas con 1000 ppm.
• Entre los dos y los seis años, con una pasta con entre 1000 y 1450 ppm de F y la cantidad similar a un guisante. Por encima de los seis años, dos veces al día con una pasta con 1450 ppm de F y la cantidad de 1-2 cm (sobre el cepillo).


COMENTARIOS