Prevenir ilegalidades requiere leyes fuertes y Estado de derecho

Al centro John McKendrick, junto al embajador británico, Chris Campbell y José A. Rodríguez, presidente

Para enfrentar el lavado de dinero, los delitos financieros, así como otras ilegalidades se necesita un cambio de cultura y leyes que permitan la transparencia. Así mismo es importante que exista el Estado de derecho para tener éxito contra estos delitos.
Así lo afirmó el procurador general de Anguila, John McKendrick, quien destacó que primero están las leyes para sancionar y segundo saber que nadie está por encima de la ley sin importar cargo o posición.
Resaltó que la tasa de crecimiento de un país puede verse afectada por su Estado de derecho y la percepción de la corrupción.
Expuso que los inversionistas necesitan confianza y esto se crea con las leyes y el cumplimiento de las mismas. “Si no hay un sistema judicial fuerte, alguien que quiere hacer negocio en un país está tomando un riesgo. Y tiene dos opciones: puede hacer la inversión en otro país donde si hay seguridad y sí hay un estado de derecho. O puede invertir en ese país pero eso tiene un costo más alto y pesa sobre los ciudadanos”, explicó durante un almuerzo con periodistas organizado por la Cámara Británica de Comercio y la embajada británica en Santo Domingo.

Destacó que el lavado de dinero maneja recursos como la quinta economía del mundo y en Londres se estima que hay más de cien millones de dólares invertidos en propiedades que provienen del lavado de dinero en solo un año.
Indicó que el lavado de activo es un problema para países desarrollados y en proceso de desarrollo.
Entiende que las leyes deben permitir tener acceso a la información para transparentar los procesos y donde los gobernantes recuerden que están para rendir cuentas al público.
Indicó que además se debe entender la tecnología, ya que hay una revolución de los servicios financieros y este proceso llevará a que los bancos cambien sus servicios basado en tecnología nueva como blockchain, cambios en las cuentas bancarias, bitcoin y otras monedas virtuales. Y se debe pensar cómo regular a futuro estas monedas. Resaltó que aunque siempre se habla de sobornos y delito financiero en el sector público, también el privado juega su papel, pues hay estudios que demuestran que estos tienen problemas de corrupción dentro de las mismas empresas.


COMENTARIOS