¿Primarias abiertas en la UASD?

2 de 2
En materia de elección de autoridades, la Pontificia y Real Universidad Autónoma de Santo Domingo era el ejemplo a seguir. Lamentablemente ya no es así. En la actualidad, sucede justamente lo contrario: los dirigentes de la UASD imitan a los de las agrupaciones políticas en algunas que otras formas de celebrar elecciones. Diferentes sucesos con iguales resultados. Por un lado, observamos los líderes de las agrupaciones políticas utilizando el poder para satisfacer o para continuar satisfaciendo sus sueños de grandeza; por otro, vemos los dirigentes de agrupaciones magisteriales y sindicales disponiendo de recursos para satisfacer su ego. Ambas cosas acarrean los mismos males. Es de esperase que las autoridades universitarias que resulten electas en los próximos comicios restablezcan el orden consignado en el Estatuto Orgánico de la Universidad Primada de América en cuanto a elección de quienes integrarán los organismos de dirección de la Vieja Casa de Estudios.
Del seno de la Revolución de Abril de 1965 emergió un proyecto de reformas del Sistema Dominicano de Instrucción Pública como parte de las transformaciones sociales que habrían de llevarse a cabo en el caso de que la revolución abrileña resultara triunfante. Sus fundamentos fueron discutidos al más alto nivel del gobierno constitucional del coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó por iniciativas de los catedráticos de la UASD Andrés María Aybar Nicolás, Rafael Kasse Acta, Tirso Mejía Ricart, Jacobo Moquete, Hugo Tolentino Dipp, Marcio Veloz Maggiolo, Abelardo Vicioso, Antonio Rosario, Andrés y Francisco Avelino García, Julio César Castaños Espaillat, entre otros. Finalizada la Guerra de Abril, en el Campus de la Universidad Primada se desarrolló todo un proceso de asambleas, paros y reclamos de sectores de esa academia demandando la expulsión de sus antiguas autoridades acusándolas de complicidad con los interventores yanquis. Finalmente el 25 de septiembre de 1965, se celebró una gran Asamblea en la que se llevó a cabo la formal proclamación del Movimiento Renovador Universitario. El ingeniero Andrés María Aybar Nicolás fue proclamado Rector Interino por dicha Asamblea, la que también designó a los vicerrectores y a los decanos de Facultades e instaló un nuevo Consejo Universitario, esa vez con una representación estudiantil.
El Movimiento Renovador Universitario, considerado por muchos como una de las reformas educativas de mayor amplitud y profundidad en la historia de la educación dominicana, logró imponer las ideas primarias que fueron surgiendo del histórico debate de la tan anhelada reforma universitaria: la autonomía; la participación estudiantil en el gobierno universitario; la elección universal de autoridades (nada de claustro abierto); la extensión universitaria; la libertad de cátedras. Dichos rasgos le imprimieron a la Universidad Primada una fisionomía peculiar, hasta el punto que el Movimiento Renovador todavía conserva cierta vigencia. Las conquistas logradas por el mismo, siguen siendo estimadas como tales. A continuación señalamos las más relevantes: la libertad de cátedra; la autonomía y fuero universitario; la misión social de la universidad; la extensión y difusión cultural y de conocimientos; la vinculación de la universidad con las restantes instituciones el sistema; la consustanciación de la Universidad y la Democracia; entre otras.
La nueva generación de dirigentes universitarios, además de preservar las conquistas del Movimiento Renovador, deben de enfrentar problemas causados por los cambios acelerados en la economía internacional, nos referimos a la acumulación de conocimientos, a la asombrosa disponibilidad de tecnologías y procesos tecnológicos, a los avances en materia de información y comunicación, a los nuevos principios y conceptos que presentan serios desafíos a la gestión y productividad, y a la aplicación amplia de nociones de eficiencia y eficacia, y a otros problemas de orden económico y social tan complejos como los mencionados.