¿Primarias abiertas en la UASD?

1 de 2
El Senado de la República aprobó el 11 de abril del año en curso el proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas que incluye la celebración de primarias abiertas y simultáneas. Está programada para junio próximo la celebración de elecciones en la Pontificia y Real Universidad Autónoma de Santo Domingo (nos referimos a la UASD) para elegir a un nuevo Rector/a y a nuevos vicerrectores/as. Y a las demás autoridades de esa institución estatal. ¿Qué tienen en común la celebración de primarias abiertas y simultáneas entre militantes de partidos políticos con la elección de las autoridades de la Universidad Primada? Como veremos a continuación, nada en cuanto a que se trata de sucesos diferentes; y mucho, en cuanto a los resultados esperados. De acuerdo con el Artículo 28 del Estatuto Orgánico de la Universidad Primada de América, la celebración de dichos eventos es una de las atribuciones del Claustro Mayor de dicha Academia. Pero, desde hace algunos años, la elección de las principales autoridades de la UASD ha estado a cargo de un llamado Claustro Abierto que nadie está en condiciones de explicar su alcance y significado ya que en materia de legislación universitaria sólo aparecen las figuras de claustro, claustro mayor y claustro menor, nada de claustro abierto ni de claustro cerrado. También, en vez de la presentación ante el Claustro Mayor de cada uno de los aspirantes a ocupar esos cargos con el objetivo de que los mismos expliquen el por qué y para qué aspiran a ocupar esos altos puestos de dirección universitarias tal y como se hacía antes; ahora, en vez de ello, se inundan los campus de propaganda y se eligen las autoridades de la misma forma y manera en cómo se eligen los síndicos, diputados, senadores y demás autoridades estatales. Hace algunos años, el aspirar a ser rector o a ocupar un alto puesto de dirección en la UASD no costaba nada. Hoy los aspirantes a esos puestos deberán de disponer de sumas millonarias para invertirlos en propagandas de todo tipo y de paso comprometerse a satisfacer unas que otras aspiraciones de parte de sus seguidores. Afortunadamente todavía tenemos tiempos para corregir esas y otras anomalías que afectan el buen desenvolvimiento de la Universidad Primada de América. Si no lo hacemos, de aquí a algunos años, las gentes que disponen de grandes recursos económicos controlarán el quehacer uasdiano a través de sus representantes. En otras palabras, la UASD sería privatizada sin que nos diéramos cuenta. ¿Cuántos catedráticos universitarios de reconocidos méritos y de valiosos aportes no pueden aspirar a ocupar puestos de importancia en la Universidad estatal por no disponer de recursos económicos? Ese solo hecho, ¿constituye o no una violación a la autonomía universitaria?
En otro orden de idea.
El Movimiento de Reforma de Córdoba de 1918 no tardó en desplazarse hacia otros países de la América Española y el Caribe. Se expresó en relativo corto tiempo como una violenta onda que sacudió primero a Perú, luego a Chile, más tarde a Cuba, Colombia, Guatemala, Ecuador, Venezuela, México, y a otros países incluyendo el nuestro. Dicho proceso englobaba a las clases medias de todos esos países que, con mayor o menor grado de difusión, se habían expandido en las sociedades latinoamericanas y caribeñas desde finales del siglo XIX. Con el ascenso de Trujillo al poder los vientos de Córdoba aquí dejaron soplar. No fue hasta el ajusticiamiento del tirano la noche del 30 de mayo de 1961 cuando los ideales de Córdoba volvieron a renacer aquí hasta culminar con el nacimiento del Movimiento Renovador Universitario de 1965, considerado éste como uno de los movimientos de reforma de la educación de más amplitud y profundidad desde el impulsado por Eugenio María de Hostos a finales del siglo 19 hasta nuestros días.